Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tías reales se quedan fuera del bautizo del príncipe Jorge

Guillermo y Catalina quieren una ceremonia íntima, desmarcándose de la pompa tradicional

Los británicos apuestan por quiénes serán los padrinos; entre los favoritos figura David Beckham

Sofía Wessex y la princesa Ana, en una imagen del 11 de julio de 2013. Ampliar foto
Sofía Wessex y la princesa Ana, en una imagen del 11 de julio de 2013.

Quedó claro desde el día de su boda. Guillermo y Catalina se han propuesto esquivar la pompa real y esforzarse por parecer una pareja natural y sencilla. La primera foto familiar con su hijo Jorge fue una instantánea casera tomada por el padre de Catalina en el jardín de los Middleton. Para el bautizo de su primogénito, que tendrá lugar el 23 de octubre y será oficiado por el arzobispo de Canterbury, quieren algo igual de familiar e íntimo. El matrimonio ha anunciado que solo invitará a un número muy pequeño de allegados y que se quedarán fuera dos de las tías de Guillermo: la princesa Ana y la Condesa de Wessex, esposa del príncipe Eduardo. La decisión ha llegado por sorpresa, ya que Sofía Wessex ha asesorado a Catalina en asuntos de protocolo y ambas mantienen una estrecha relación.

Todavía no está claro si los tíos y primos de Guillermo serán invitados. La prensa británica cita fuentes reales que sostienen que se han celebrado otros bautizos de príncipes sin la presencia de tíos abuelos. El bautizo de Guillermo se celebró con 60 invitados en el palacio de Buckingham y faltaron el príncipe Andrés, que estaba destinado en las Malvinas y la princesa Ana, que se encontraba veraneando en Italia.

Sobre la ausencia de las parientes reales, un portavoz de la casa real ha remarcado que el bautizo se celebrará junto a los familiares y amigos más cercanos. Se espera que -como es el caso de su padre y su tío- Jorge tenga seis padrinos. Los candidatos más firmes son el príncipe Enrique y a los hermanos de la duquesa, Pippa y James Middleton. Otras opciones que se barajan entre los británicos (siempre tan aficionados a las apuestas) señalan a Camilla, que para Catalina ha sido una presencia cálida y divertida en palacio o a uno de los hijos de la duquesa de Cornualles, Tom Parker-Bowles y Laura Lopes.

También se apuesta por miembros de la familia real griega, que mantiene lazos con los Windsor a través del duque de Edimburgo y amigos como Hugh Van Cutsem, el propietario de clubes nocturnos Guy Pelly y el futbolista David Beckham, con quien el duque de Cambridge estableció una amistad durante la candidatura Olímpica de Londres y con quien colabora en organizaciones de protección de la vida salvaje.

La elección de la capilla es otra muestra de que los duques de Cambridge quieren hacer las cosas a su manera. En lugar de celebrarlo en el palacio de Buckingham como manda la tradición, la pareja ha escogido la capilla real del palacio de Saint James donde tuvo lugar la confirmación de la duquesa de Cambrige y donde descansaron los restos de Lady Di unos días después de su muerte en 1997.