_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Carteristas

Nunca he podido entender por qué se permite que algunos delincuentes puedan vivir exclusivamente de hacer daño a otros ciudadanos. Está bien que el delincuente tenga sus derechos y sus garantías legales, pero también habría que revisar si sus víctimas se hallan igualmente protegidas. El robo de las tarjetas de crédito, de los documentos o del móvil origina sufrimiento a las víctimas, y es algo en lo que no parecen caer jueces y legisladores. Hay personas que después de que les quiten sus pertenencias tienen miedo a salir a la calle. Los turistas lo pasan realmente mal. Solo lo sabe quien ha sido despojado de su documentación y sus tarjetas en un país extranjero.

No me parece que baste con dar consejos a la población para que no descuide sus objetos personales. ¿Es que acaso alguien puede estar pendiente de que no le roben durante las 24 horas del día? Si lo hiciésemos, no podríamos pensar, ni conversar, ni ver escaparates, ni hablar por teléfono. Es imposible tener puesta la atención en nuestras pertenencias a todas horas.

Cuesta entender que algunos carteristas sean detenidos cientos de veces y no les pase nada. Eso desmotiva a los responsables de la seguridad, aparte de tener un enorme coste que pagamos entre todos. Quienes tienen la misión de velar por la seguridad pública deberían revisar unas leyes que garantizan, en la práctica, la casi total impunidad de los carteristas.— Carlos Osorio García.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_