Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desgracia de nacer mujer

La desgracia de nacer mujer

A Alfonsina Storni, en una entrevista, la presentaron como el hombre que había tenido la desgracia de nacer mujer. Sí, porque la poeta había crecido en una sociedad que no podía asimilar la libertad con la que vivía absolutamente todo: desde su literatura hasta su sexualidad, como artista y como mujer. Alfonsina Storni estuvo enamorada de un hombre casado y se quedó embarazada. Lo más común en la época era abortar, porque por supuesto el padre de la criatura no pensaba darle su apellido, puesto que tendría que oficializar lo que en un principio no debería pasar de aventura. Así que renunció al amor y a la familia estereotipada y se marchó con su hijo, al que como pudo sacó adelante sin dejar de estar presente en la vida cultural del momento. Pero no es la única a la que preocupaba esa dualidad entre hombre y mujer, siendo la barrera entre ambos no la diferencia de sexo, sino la diferencia entre libertad y libertad. Sylvia Plath, siendo jovencísima, también empezó a darse cuenta de que nacer mujer iba en contra de todas las vidas a las que quería asomarse siquiera a curiosear. En sus diarios, anotaba: "Estoy de malas. Me disgusta ser chica porque como tal he de comprender que no puedo ser hombre. En otras palabras, tengo que canalizar mis energías en la dirección y la fuerza de mi compañero. Mi único acto libre es elegir o rechazar a ese compañero". Incluso llegó a decir que su gran tragedia era haber nacido mujer, frase que recuerda muchísimo a la que utilizaron para referirse a una poeta mucho anterior a ella. Pero no son las únicas que se parecen entre sí y que preferirían haber nacido en el sexo opuesto, y con opuesto estamos siendo literales en la mayoría de casos: el que se opone.

Lamentablemente, los primeros signos de feminismo siempre están cargados de una pequeña guerra porque hay un ataque: la mujer contra la sociedad, la mujer contra el hombre, la mujer contra la mujer. Y la peor de todas las batallas que le toca librar es esta última. Alfonsina Storni tenía grandes problemas para ser comprendida, en su vida y en su poesía, especialmente por las mujeres, que la consideraban inmoral. Y Sylvia Plath luchaba contra los tópicos femeninos de la época, como la sexualidad o la imposibilidad de cursar una carrera sin el dinero de un marido que no tenía y, además, no lograba encontrar (por fortuna, consiguió una beca para sus estudios). La mujer se ve abocada al hombre, y aquellas que buscaron ser independientes eran definidas como varoniles. Entre ellas, Emilia Pardo Bazán: "Lo dicho, esta especie de transposición del estado de mujer a hombre es cada día más acentuada en mí, y por eso no tengo tanta zozobra moral como en otro caso tendría. De los dos órdenes de virtudes que se exigen al género humano, elijo las del varón... y en paz".

Igual que Alfonsina Storni, Pardo Bazán vivía su sexualidad y su apasionado amor como si fuera un hombre... pero había tenido la desgracia de nacer mujer. La coruñesa luchaba contra un enemigo invisible que no era siquiera el sexo que se opone, sino una sociedad entera, unida por los prejuicios y la falta de justicia, una presunción de oportunidad: hasta que no se demuestre lo contrario, la mujer merece lo mismo que el hombre. "Lo único que creo que se debe en justicia a la mujer es la desaparición de la incapacidad congénita con que la sociedad la hiere. Iguálense las condiciones, y la libre evolución hará lo demás". Esta frase bien podría servir para contestar los elogios de Clarín a la escritora, que aseguraba que era brillante ma la gloria non vedo, porque la gloria era un lugar reservado para los hombres; la mujer no podría igualarse al hombre nunca porque la inteligencia era también una condición del varón. "En este desgraciado país, incapaces los hombres de equipararse a las mujeres, se dedican a difamarlas", le confiesa Pardo Bazán a Pérez Galdós.

Doña emilia-wgaliciaPero a veces el género opuesto, es decir el que se opone, está en nuestras listas: cuando Doña Emilia fundó la Biblioteca de la Mujer, con títulos de John Stuart Mill o August Bebel, rápidamente la línea empezó a ampliarse y a encaminarse hacia lo que la mujer demandaba, y lo que la mujer demandaba no eran ni mucho menos la osadía de Sylvia Plath, la inmoralidad de Alfonsina Storni o la lucidez de Pardo Bazán, sino que la conciencia femenina empezaba y terminaba con volúmenes sobre cocina. "Cuando yo fundé la Biblioteca de la Mujer, era mi objeto difundir en España las obras del alto feminismo extranjero (...). He visto, sin género de duda, que aquí a nadie le preocupan gran cosa estas cuestiones, y a la mujer, aún menos. Cuando por caso insólito, la mujer se mezcla en política, pide varias cosas asaz distintas, pero ninguna que directamente, como tal mujer, le interese y convenga. Aquí no hay sufragistas, ni mansas ni bravas. En vista de lo cual, y no gustando de luchas sin ambiente, he resulto prestar amplitud a la sección de economía doméstica de dicha Biblioteca, y ya que no es útil hablar de derechos y adelantos femeninos, tratar gratamente de cómo se prepara escabeche de perdices y la bizcochada de almedra". Efectivamente, la lucha sin ambiente no es lucha ni útil, y Pardo Bazán amplió su biblioteca porque además de ser una Biblioteca de la Mujer, pretendía ser una Biblioteca para la mujer: y a la mujer no le preocupaba el feminismo, le preocupaba incluso menos que al hombre, porque los libros no se hacían solos, pero el escabeche de perdices tampoco.

Comentarios

En los libros de la Bazan no se ve demasiado ese conflicto y si una expereicnia naturalista apabullante.
http://nelygarcia.wordpress.com. Una mujer con inquietudes se daba cuenta, de la desventaja que tenía por ser fémina: la sociedad y su mismo género, eran incapaces de romper el cascarón de la cultura impuesta; las privilegiadas que habían sabido ablandarlo y salir al exterior sin dificultad, se topaban con la hostilidad del entorno: pero la perseverancia y el coraje, de estas mujeres, allanaron el camino, para que otras, pudiésemos transitarlo.http://www.fabook.com/pages/Nely-Garc%C3%ADa/368054793274553?ref=hl”.
Evidentemente los estereotipos de género no se cambian de la noche a la mañana. El relato descrito en el último párrafo me recuerda a la película Manderlay del director danés Lars von Trier. La protagonista, hija de mafiosos, libera a una familia de esclavos negros y hace de Manderlay el mundo al revés. La familia blanca pasa a ser la familia explotada. Y los negros son los nuevos capitostes. Al contrario de lo que pueda parecer, los antiguos esclavos no saben cómo actuar en la nueva situación, no saben vivir en libertad porque nacieron esclavos, actuan todavía como si vivieran en esclavitud: se reúnen delante del balcón de los antiguos amos para pasar revista, labran los campos, etc. Es la educación desde que nacemos la que puedo cambiar nuestros valores y funciones. Un lobo que ha sido criado en cautividad morirá de hambre cuando sea liberado en su hábitat natural porque no sabe cazar.
Tampoco lo tenemos ahora demasiado fácil. Siguen existiendo "prehistóricos" que, en vez de pensar que la inteligencia no es privativa de ningún sexo, en cuanto una mujer tiene una idea no estúpida, intentan ridiculizarla. Lo veo por los comentarios que dejo, especialmente en política. Afortunadamente, ya hay hombres que, dándome o quitándome la razón, "dialogan". Vamos, que consideran que "estoy a su altura, a pesar de ser una mujer". Por no hablar del trabajo, claro. Y eso teniendo en cuenta lo que han tenido que luchar otras mujeres mucho antes que nosotras para mentalizar a la sociedad. Estoy de acuerdo en que esa guerra, un enemigo feroz han sido mujeres que no querían perder su status de "geishas". Para mí es un misterio que a Mme. Curie le otorgaran dos premios Nobel. Además de ser inteligentísima, por supuesto, tuvo la suerte de que se lo reconocieran.
Por si queréis escuchar una entrevista en vivo con Sylvia Plath. Además está traducida en el blog. Añadir que no es mío; lo encontré casualmente: http://huellasenlacienaga.blogspot.com.es/2012/10/entrevista-sylvia-plath-la-experiencia.html
Le recomiendo a la autora, de entre los blogs de este mismo periodico, la entreda "Victimas Profesionales".Un saludo
@Asmodeo: Excelente recomendación. Adjunto un extracto del texto que viene muy al caso: "La queja nos aporta derechos adquiridos: Por un lado, nos posiciona en un lugar de “inocencia” al no tener que asumir ninguna responsabilidad, posición cómoda pero poco práctica para ser feliz (y para hacer feliz a las personas que le rodean). Por otra parte, con ello conseguimos que el resto nos siga prestando atención o se apiaden de nosotros. Ese es el motivo por el que las personas con actitud de “victimista profesional" montan un templo portátil de quejas y lamentos allá donde van y a la mínima ocasión nos enumeran sus enfermedades, lo mal que lo han pasado, lo dura que ha sido su vida o lo terriblemente que se ha portado la empresa con ellos... Sin embargo, no es más que un espejismo. Solo el dolor genuino genera compasión. Lo demás nos aleja del resto y peor aún, de la auténtica capacidad de ser felices". Me quedo especialmente con lo siguiente: SOLO EL DOLOR GENUINO GENERA COMPASIÓN. Compasión que no siento ante ninguno de los sufrimientos de estas mujeres puesto que ellas no ven más allá de sus propios problemas. Todos somos esclavos de la socialización. Todos pagamos caro el escapar de ella.
Hoy he ido a correos. Delante de mí había dos personas en la cola. El primero era un joven que ha rellenado sus papeles en el mostrador ayudado por el empleado que nos atendía: 7 minutos. Después otra señorita y yo: cuando hemos llegado al mostrador nos ha pedido que nos retiráramos a rellenar los sobres (30 segundos) mientras atendía al siguiente señor de la cola. Machismo de baja intensidad todos los días. No deben confundirse los datos objetivos con la queja.
Hoy he ido a comprar un helado. Atendía una chica. Había una familia delante de mí pidiendo helados. Mientras esperaba mi turno, una señora se ha puesto en la otra punta del mostrador. Cuando la familia pagó sus helados, en lugar de dirigirse a mí, la chica del mostrador se dirigió a la señora del extremo. Esperé un momento a que la señora dijese educadamente que yo estaba delante. Pero, para mi sorpresa, comenzó a pedir su helado. En consecuencia, llamé la atención a la chica que atendía y le dije que yo estaba delante. Puso cara de acelga y no le quedó más remedio que atenderme. Hembrismo de baja intensidad todos los días.
Me gusta mucho este blog. Hoy no. Estoy harta de leer sobre las mismas mujeres: las suicidas. Hay más autoras. Échenle un vistazo a Carmen Conde, a Concha Méndez, a Szymborska, a Fuertes. Basta ya de "malditismo".
Emilia Pardo Bazán no es una suicida. Y hoy la cosa no va de suicidas o no suicidas ni de malditismo, sino de mujeres libres.
Crudo: tu comentario no es más que otro ejemplo más de lo que ha expuesto Asimismo. Machismo de baja intensidad. Intentas (que no consigues) ridiculizar lo que dice de una forma burda y falta de argumentos, cuando en realidad lo que está contando todos lo hemos visto en alguna ocasión. Y probablemente tú, por lo que se trasluce en tu comentario, eres uno de los que actúan así. Es lamentable que confundas socialización con discriminación. Si la sociedad discrimina es lógico que es discriminado necesite salir de ella. Y si a ti no te da pena que una mujer no haya podido estudiar en la universidad por el simple hecho de ser mujer o que para conseguirlo haya tenido que disfrazarse de hombre (porque eso ha pasado, no sé si lo sabes) no sé qué es lo que te dará pena. Por cierto, cada uno sufre por sus propios problemas, de los ajenos uno puede en tal caso compadecerse, pero no sufrirlos.
Genial artículo. Me encantan estas historias que sacan a la luz la fuerza y la desigualdad. Gracias.
No lo intentes. Crudo es un troll que navega por estos blogs. Siempre intenta equiparar machismo con feminismo. Su única argumentación es el "¡Y tú más!". Todavía no ha aprendido que aunque exista discriminación contra el hombre, como la homofobia, también existe discriminación contra la mujer. Y ni una cosa solapa la otra, ni es más ni es menos que la otra. Son igual de denigrantes para la dignidad humana. Pero el erre que erre echando pestes del feminismo porque como hombre también se siente discriminado. En fin...
@C.A: Mejor no lo podías haber dicho: Respondo a un discurso burdo y falto de argumentos con un discurso burdo y falto de argumentos para resaltar lo ridículo de las formas. No confundo socialización con discriminación. En realidad, tienen bastante en común cuando se trata de una socialización que te empuja a adoptar cierto rol y que, en consecuencia, te discrimina para todo aquello que no sea tu supuesto lugar. ¿Cómo crees que habría tratado la sociedad a un hombre que quisiera asumir el rol de una mujer? El tratamiento que se le ha dado desde siempre a la homosexualidad te puede dar una idea: ¿Qué es, sino, un homosexual? Un hombre sin obligaciones familiares, sin la responsabilidad de sacar adelante a una mujer y a unos hijos. Un hombre fuera de su rol. Claro que me da pena que una mujer no pudiese ir a la universidad – y, sin embargo, algunas iban –. Pero me da más pena que un hombre, por culpa de su rol, haya sido alistado forzadamente para una guerra y queriendo escapar de esa locura haya desertado, haya sido capturado y después, fusilado. Qué quieres que te diga: El rol masculino mata más y más pronto que el rol femenino. Y como creo que no hay nada más valioso que la vida, considero el rol masculino mucho más duro. Y como nadie lo dice, pues lo digo yo. ¿Que por decirlo me llaman troll? Me importa un comino. @Eric. Nunca he equiparado machismo con feminismo. Pobre feminismo olvidado, ese que pedía igualdad de derechos y de responsabilidades... De eso hay muy poco. He equiparado machismo con hembrismo. Yo echo pestes contra el hembrismo que busca su beneficio único y exclusivo a costa de quien sea, sea este el hombre, el niño no nacido o el Estado. Y a todo aquel discurso victimista que no asume responsabilidades ni parte de culpa.
Me ha gustado el artículo. Encuentro como otra lectora que ha podido aludirse a otros muchos casos de escritoras. Mencionar a las que se disfrazaron de hombres y firmaron como hombres.
Yo creo, respondiendo a J, que los escritores se comprometen con la sociedad en la que viven de una forma u otra. Es cierto que en los tiempos de las autoras, el hecho de pertenecer a un club socio-cultural o artístico netamente masculino suponía un handicap. Y también es cierto que hay menos escritoras que escritores. También se podía haber hablado de Jane Austen, Enid Blyton y actualmente de Rowling, o de Herta Müller. Pero lo cierto es que las generaciones de escritores españoles que marcaron época son en su mayoría varones y que a la mujer se le prohibía estudiar. Creo que cuando algunas mujeres dicen que es una maldición haber nacido mujer o que hubieran deseado haber nacido varón es porque viven un entorno en el que la mujer no es apreciada en cuanto a lo que ellas sienten que deben hacer con su vida. Así que la fundación de la Biblioteca para la mujer respondía a mujeres que sentían lo mismo que Emilia Pardo Bazán; y acabó respondiendo también a las que no. El amor es y nace así: por generosidad. Esta es la cuestión, la idea. Concepto que también deriva de gen.
No me caben dudas que la Humanidad camina con paso firme hacia el MATRIARCADO.Tampoco debemos olvidar que no siempre hemos vivido en sociedades machistas. Los celtas no lo fueron. La mujer tuvo dentro del mundo Celta hasta los mismos prototipos de guerreras, y compartieron junto a los hombres la crudeza de las batallas. No hay que olvidar las palabras de Julio César, quien advertía a sus soldados que luchaban contra los celtas, tomar muchas precauciones con respecto a las mujeres de esa tribu, las cuales eran iguales o aún mas esforzadas en la lucha que los varones. Nosotras somos el verdadero SEXO FUERTE. Por eso la Naturaleza nos ha legado la mas grande de las responsabilidades: SER MADRES.
@Beatriz: Gracias por verbalizar lo que sabemos que piensan gran cantidad de mujeres pero que no se atreven a decir. Presumir de superioridad es algo que suele dar bastante asco a quien escucha. Ahí tienes, por ejemplo, la reacción de rechazo general y vergüenza ajena que provocan las declaraciones de Mourinho, paradigma de quien se siente superior, aunque sea con razón. No pienso entrar en discusiones de este tipo, pues no creo que ni hombres ni mujeres sean más o menos importantes. Ambos tienen un rol definido, ambos son importantes y la complementariedad de esos roles es la solución que ha dado la Naturaleza para la perpetuación de la especie. Es un trabajo en equipo. Pon a un hombre y a una mujer embarazada a correr delante de un oso, y revisa entonces tu concepto de sexo fuerte. Nunca existirá un matriarcado por la sencilla razón de que no hay ninguna situación en la que el hombre necesite subordinarse a la mujer. La mujer sí ha necesitado subordinarse al hombre en busca de protección para ella y sus hijos. A lo máximo que puede aspirar una sociedad es a la igualdad y eso sólo se producirá cuando el hombre deje de ser necesitado como protector, algo que sólo sucede cuando hay recursos de sobra para todo el mundo y cuando no hay amenazas externas.
Es que la sociedad siempre se ha compuesto por una minoría pensante y adelantada y la mayoría aborregada y solo preocupada por su dia a dia, y esto es válido tanto para hombres como mujeres. La complicidad de la mujer probiene de ese adoctrinamiento secular, su baja autoestima, su desempoderamiento social que hace dificil a mujeres de avanzada, que quizás han nacido en condiciones privilegiadas, lograr conscientizar. La dura realidad de los desvalidos LOS LLEVA A LA DESESPERANZA O A LA COBARDIA
Ser mujer es lo más maravilloso del mundo y es un don por el hecho de poder ser madre
Coincido con lo que dice Zorayda.
Dejo un enlace de cuando hablé de Wislawa Szymborska, que también he escrito sobre ella.http://fragmentodeinterior.blogspot.com.es/2012/01/lo-malo-son-los-poetas.html
crudo: estoy REALMENTE convencida que la Humanidad solo pudo surgir y cimentarse dentro de sociedades MATRIARCALES,puesto que incluso en las religiones primitivas a quien se venera es a LA MADRE PRIMORDIAL. En la Polinesia existe el matriarcado. La vida es organizada y sostenida por la figura materna. No existe la figura paterna.La nuestra es una sociedad altamente conflictiva y competitiva donde la convivencia es en la mayoría de los casos el acta de defunción del Amor. Las mujeres que van logrando su propia independencia económica,ya se abstienen del matrimonio,y procuran realizarse como madres mediante la ayuda de la Ciencia.
zoraida: Hay una tendencia a educar a las hijas para ser INDEPENDIENTES. Se las estimula al estudio y a lograr desarrollar ampliamente sus vocaciones y contribuír de ese modo al mejoramiento de toda la sociedad y a una toma de consciencia en todos los niveles.Observa cuántos son los varones que llegan a terminar una carrera universitaria. Muy pocos ,en comparación con el número de mujeres .Y otro punto a tener en cuenta: en la población mundial están aumentando los nacimientos de niñas. La Naturaleza es muy sabia. Al final seremos una sociedad similar a la de las abejas.
No tiene que haber matriarcado (poder de las mujeres) ni patriarcado (poder de los hombres). Lo que tiene que haber es IGUALDAD, y poder de todos y todas por igual. Y ser mujer no es ni mejor ni peor que ser hombre.
@Beatriz: Reconocer la importancia de la mujer no tiene nada que ver con un matriarcado. Una sociedad puede perfectamente adorar a una diosa de la fecundidad y ser predominantemente patriarcal. El nacimiento de la humanidad está marcado por una sola cosa: La subordinación voluntaria de la mujer al hombre como forma de obtener seguridad y protección. Los "matriarcados" sólo han surgido en momentos y lugares puntuales en los que la abundancia de recursos y la ausencia de amenazas permitieron al hombre abandonar su rol protector, algo que el hombre acoge siempre con alegría. El matriarcado de Polinesia no es tal cosa. La mujer no es la dueña del poder económico porque la abundancia de recursos es tal, que no hay necesidad de conseguirlos. ¿Quieres un matriarcado de verdad? Estudia el de la isla de Jeju, en Corea, que pasó en una generación del patriarcado al matriarcado por una sencilla subida de impuestos a los hombres que pescaban marisco. Como las mujeres no pagaban esos impuestos, se vieron obligadas a convertirse en pescadoras y en las proveedoras de recursos para el hogar y, por lo tanto, en las dueñas de la sociedad.
@Beatriz: Nuestra sociedad es menor conflictiva y menos competitiva que nunca. La convivencia mata el amor cuando, al menos, uno de los miembros de la pareja es una persona inmadura. Y si esta sociedad tiene un problema, es precisamente ese: La inmadurez de sus miembros. La falta de voluntad para hacer algo que no apetece. Que es el hilo conductor del comportamiento de todas esas mujeres que ya no se casan y que son madres solteras. Pura inmadurez. Pero eso tiene los días contados, porque eso sólo te lo puedes permitir en una sociedad de abundancia, sociedad que duró un suspiro y que no volverá en muchos años. En cuanto el hambre aprieta, la mujer vuelve al hogar. Y nadie le obliga. Sabe que es lo más cómodo.
@Beatriz: Que una mujer trabaje no la convierte en independiente. La independencia la da el ser capaz de hacer frente a tus responsabilidades sin la ayuda de nadie. Y eso sólo lo consiguen, básicamente, aquellas personas que, a la hora de trabajar, siguen el dinero en lugar de la vocación. Dudo que la mayoría de las mujeres divorciadas, con carrera o sin ella, fuesen capaces de sacar adelante a sus hijos sin la pensión de su exmarido y sin el usufructo del domicilio familiar. No se educa a las mujeres para ser independientes. Se les educa para que tengan un trabajo, aunque sea mal pagado. No se les educa para ser capaces de mantener a sus hijos y a su esposo con su salario, de ninguna de las maneras. En cuanto tienen hijos, abandonan en masa, parcial o totalmente, el mundo laboral. Y lo hacen por decisión propia. De tal modo, aumentan su dependencia. Y nadie va diciéndoles detrás “¿qué haces, insensata?. Si quieres mantenerte independiente no puedes aflojar en el trabajo...”. Por cierto, genial lo de la naturaleza sabia. Tamaña majadería...
crudo: pues te equivocas. La mayoría de la mujeres divorciadas que conozco, SON ELLAS quienes han sacado adelante el hogar y los hijos,así emigren. Lo primero que hacen es enviar dinero a los suyos.Los hombres se borran de sus obligaciones.Y esta situación la vemos dia tras dia. No quiero herir suceptibilidades, pero sí,vamos hacia una sociedad como la de las abejas.Te vuelvo a señalar la NATURALEZA, porque en la mayoría de las especies, son las hembras las que salen en busca del alimento para la prole. Hay un mayor arraigo en el género femenino en defender la descendencia ,porque es la DADORA DE LA VIDA, que difícilmente el hombre pueda alcanzar el mismo nivel. Dicho lo cual os saludo muy cordialmente.
@Beatriz: Me gustaría ver cuánto tiempo tarda una mujer en abandonar sus obligaciones cuando le arrebatan todo el soporte emocional, esto es, cuando pierde a su pareja y le arrebatan a sus hijos contra su voluntad. Y aún así, la gran mayoría de los hombres se quitan hasta de comer - si es que la Justicia les ha dejado algo, que es raro - para seguir cumpliendo con lo que la sociedad les ha enseñado a hacer: Sacrificarse por los suyos aunque tengan que estar alejados de ellos. ¿Quiénes son la mayoría de los inmigrantes? Hombres. Ahí tienes una gran diferencia entre hombres y mujeres. Cierto: la mujer defiende a la descendencia. Pero el hombre protege a toda su familia. Protege a su mujer y a sus hijos a costa de su propia vida. La mujer, en cambio, no protege a su pareja. La utiliza en su propio beneficio y cuando deja de cumplir su función, la cambia por otra. De ahí la enorme relación entre divorcio y desempleo. Esa es la historia de la humanidad a la que tanto te gusta hacer referencia. ¿Que se acercan tiempos en que las mujeres dejen de usar a los hombres? Bienvenidos sean. Al menos las relaciones que se establezcan entre nosotros serán sinceras y no utilitaristas.
Y como no, el usuario crudo, erre que erre, menospreciando a la mujer, llámandola de oportunista para arriba. Que la Ley del Divorcio, a la que siempre haces alusión en tus comentarios, te parezca injusta no significa que no exista discriminación contra la mujer. Antes de esa Ley la inivisibilidad de la mujer en los puestos directivos ya existía. Y te recuerdo, que la Ley del Divorcio fue votada en el Parlamento español, que como bien sabes, está compuesto por una mayoría de hombres (74% en 2005). Seguramente, si hubiera mayor presencia de mujeres en los puestos directivos a la Humanidad nos iría mucho mejor.
@crudo hahaha no me hagas reír. ¿Qué la mujer decide quedarse en casa? ¿Y también decide cobrar un 25% menos que los hombres, verdad? Y si no eres consciente de tu menosprecio ahora te lo explico. Según tú, las mujeres son unas aprovechadas y los hombres son súper héroes dispuestos a defender a su familia. Creo que has visto muchos dibujos animados sexistas. Sólo haces que reproducir los estereotipos de género.
@Eric: Efectivamente, la mujer decide quedarse en casa. ¿O crees que alguien les obliga a punta de pistola a coger jornadas reducidas? ¿Sabías que las mujeres solteras que no tienen hijos cobran un 25% más que las mujeres con hijos? ¿No te dice eso algo? ¿Los hombres unos superhéroes? No oirás eso de mi boca. Los hombres, superpringados, eso sí. Héroe tiene la misma etimología que “siervo” y que “esclavo”. El engaño máximo en la socialización del hombre ha sido hacerle creer que sacrificar su vida es algo glorioso, incluso aunque sea por alguien totalmente anónimo y desconocido, o alguien totalmente ajeno a su propia sangre, como pueda ser su esposa. ¿Reproducir yo los estereotipos de género? No salgas un día a defender a tu pareja ante una agresión y verás si los estereotipos siguen vigentes o no. Ahora, no esperes la misma reacción cuando sea ella la que se ha puesto detrás de ti para protegerse.
@crudo ¿Y yo soy parado por vocación, verdad? Para que una persona se quede en casa no hace falta que nadie te ponga una pistola en la nuca, solamente que te digan: "Ya le llamaremos".
@Eric: Ah, es que las diferencias salariales de la mujer y los problemas respecto a su lugar en los puestos directivos sólo se remonta a 2008, ¿verdad? Cuando en España había trabajo para todos, las tasas de desempleo de la mujer eran mayores porque no deseaban trabajar. La crisis ha acelerado el regreso de la mujer al hogar porque el que los dos miembros de la pareja trabajen tiene un coste elevadísimo y, con la reducción de salarios, llegaba un punto en el que ya no merecía la pena que el que menos ganara trabajase. Salía más caro trabajar fuera de casa que dentro de casa. Las jornadas reducidas ya existían antes de la crisis.
@crudo ¿Sale más caro ser asalariado que no serlo? Hahaha ¿Tú te lees cuando escribes?
@crudo mientes y lo sabes. La tasa de paro femenino se ha multiplicado por 2 durante la crisis, desde el 13 al 26%, según datos del Instituto de Estudios Económicos.
Mucho trabajo femenino ha sido y es en negro hoy como ayer. No me refiero sólo a las escritoras que usaban el nombre del marido sino a las campesinas que no contaban (empleo familiar) a las sirvientas (ayudas) y a otros empleos mal cualificados .. Como los niños eran vistos como una ayuda familiar o a la familia. Y no entro en las que se veían obligadas a hacer la calle ... ni en las que cuidaban a toda una familia como una pequeña empresa, incluidos ancianos y maridos viejos. Las que daban hierbas o cuidaban enfermos o eran monjas o brujas ---, pero para el título de matasanos se requería ser hombre
Para Asmodeo:Evidentemente que los hombres sufren discriminaciones por ser hombres, porque si fueran animales o muebles no las sufrirían. Existe lo que se llama la masculinidad tradicional o hegemónica que establece para hombres y mujeres unos atributos construidos socialmente y aprendidos desde pequeños. Si tú eres hombre y negro, tienes todas las papeletas para sufrir el racismo de otros hombres que tienen la piel blanca. Por ello, hablo de machismo contra los hombres, porque el racismo es un tipo de violencia de género, para consolidar los esteorotipos del hombre racialmente blanco, heterosexual, valiente, fuerte, etc.
@Eric: Muy fácil: Suma los siguientes conceptos: Letra del segundo coche, gasolina, seguro, reparaciones, ruedas, comidas fuera de casa, ruta escolar, horario ampliado de la mañana para los niños, comedor para los niños, alguien que los recoja a la salida del cole, ropa de trabajo, zapatos extra para trabajar, limpieza doméstica porque no apetece limpiar... ¿Cuánto te queda limpio para que otros se ocupen de tus hijos y de tu hogar? Segundo mensaje: Compara los diferenciales entre paro masculino y paro femenino antes y después de la crisis. ¿Por qué no das las cifras, salao? Porque te da vergüenza admitir que quien más ha sufrido la crisis son los hombres. No te cuadra, ¿verdad? A mí, sin embargo, sí.
crudo no me extraña que te dejara tu mujer si piensas cosas como que "las mujeres hacen que trabajan" como dijiste hace unas semanas por aquí. Después de ese comentario que todavía se puede leer en este blog has perdido toda credibilidad. Tus mensajes destilan misoginia a más no poder. Disfruta de tu soltería que tu mujer hará lo mismo.
@Eric: Ahora resulta que el racismo es violencia de género. Las mujeres no son racistas, deduzco... Vaya empanada mental que tienes... A ver, te pondré ejemplos sencillos de discriminación contra el hombre: El servicio militar obligatorio, por ejemplo, vigente en la mayoría de los países y que duraba hasta hace dos telediarios en este país. Otro: Ayudas económicas para mujeres emprendedoras. Discrimina a los hombres que quieren emprender. Pisos de acogida para mujeres maltratadas: Excluyen a los hombres maltratados. Ayudas económicas para mujeres maltratadas: Ni siquiera necesitan sentencia condenatoria. Basta con que denuncien. Leyes de cuotas: Discriminan a todas aquellas personas que, en igualdad de condiciones, no tienen vagina. Y esto va también por pruebas físicas a favor de mujeres pero no a favor de hombres “bajos de estatura”. ¿No resulta que ahora las mujeres son las que obtienen la mayoría de plazas en, por ejemplo, la judicatura? ¿Para cuándo, entonces, oposiciones más fáciles para hombres? Ah: Entradas gratis para mujeres. Te suena, ¿no? ¿Quieres que siga?
@Eu yo: Suma primero todos esos conceptos que te he dicho y luego te digo lo que cobra un ama de casa, ¿vale? @RuBia: “Obras son amores que no buenas razones”. Mientras una mujer con su salario sea incapaz de hacer frente a sus responsabilidades y no haga nada para remediarlo – o lo acepte calladamente -, para mí, sinceramente, “hace que trabaja” o se dedica a algo porque no sabe cómo pasar el tiempo. Y eso va también por los hombres, por cierto. Si no lo dije entonces, lo digo ahora. Ahora, hay formas muy loables de perder el tiempo.
Crudo eres real? O personaje? Se és sincero en sus comentário, tiengo mucha pena de ti. Que Dios tenga misericórdia de ti en tu viejez. O que no fiques viejo
crudo:Te estas guiando acaso por tu propia experiencia.Tengo el orgullo de haber tenido una Abuela y una Bisabuela,que quedaron ambas viudas casi al mismo tiempo,con hijos pequeños y en el medio rural.Pues todos fueron bien criados y educados y fueron personas dignas.Tu te expresas desde el dolor, desde la decepción.Hay hombres que se matan trabajando por su familia,los conozco,doy fe de ello.Y también hay mujeres, multitud de mujeres abandonadas por sus compañeros,que debieron luchar a brazo partido con la Vida para amparar a sus hijos. Conozco a mas de una cuyos hijos hicieron Medicina y se doctoraron. Esas madres trabajaban por horas en oficinas,haciendo la limpieza , y los fines de semana cuidaban enfermos.Tengo presente a esas madres abnegadas y SOLAS.Conocí alguna otra que habia aprendido a componer calzado y haciendo mediasuelas envió a sus hijos a la Facultad de Ingeniería. Cuánto desearía que tuvieras ocasión de conocer a ESTAS MUJERES !
Hola crudo, ¿crees que se deberían retirar las ayudas al estudio del cáncer de mamá porque sólo afecta a mujeres? O para ser más justos, ¿el cáncer de mamá tendría que afectar también a los hombres? ¿Esa es tu idea de igualdad? Saludos
Hola crudo,¿crees que se deberían retirar las ayudas para el estudio del cáncer de mamá porque éste sólo afecta a mujeres? O lo ideal sería que el cáncer de mamá también afectara de igual manera a los hombres. ¿Ese es tu concepto de igualdad?Saludos
@Beatriz: No sé a dónde quieres llegar con tus ejemplos. Me das ejemplos de mujeres que han hecho exactamente lo mismo que la gran mayoría de los hombres, esto es, mantener a sus familias con su única aportación económica. Como no veo que se hagan monumentos ni homenajes a esos hombres, no veo por qué habría que hacerlos por esas mujeres. La diferencia es que ellas lo hicieron cuando ya no había más remedio, mientras que ellos no se plantearon otra opción en la vida. Creo que es una diferencia a tener en cuenta. ¿Acaso crees que no he conocido mujeres que han tenido que pasar por los mismos trances que tus familiares? ¿acaso debo darles más reconocimiento que a los hombres que han hecho exactamente lo mismo, e incluso más?
Lo siento, aun es una desgracia nacer mujer. Todos los dias, de un o de otro modo, sufrimos algun tipo de abusohttp://www.youtube.com/watch?v=5cdUjQOnXqY
@Mateo: Me alegro de que me hagas esa pregunta. Hoy precisamente ha tenido lugar la "carrera de la mujer" en Madrid, a favor de la lucha contra el cáncer de mama. Como sabrás, el cáncer de próstata tiene una mortalidad mayor que el cáncer de mama. Perdona mi despiste pero ¿podrías recordarme qué día se celebra la "carrera del hombre" a favor de la lucha contra el cáncer de próstata?
La verdad, no estoy muy de acuerdo, debido a que muchas veces el propio machisto es el que crean las diferentes asociaciones y las personas que intentan buscar la igualdad fomentando la desigualdad!!
@Beatriz: Tengo el deber de corregir el último mensaje que te escribí. Efectivamente, mujeres que, como tu abuela o tu bisabuela, son capaces de reinventarse a sí mismas y su lugar en la vida para asumir lo que en ese entonces era el rol del hombre, si haber sido educadas ni socializadas para ello, deben recibir un reconocimiento mayor que quienes, haciendo lo mismo, sólo cumplen con lo que se espera de ellos. Te pido disculpas por no haberlo sabido ver antes.