Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

En defensa de Pier Luigi Bersani

 Pier Luigi Bersani fue el vencedor en las elecciones italianas del pasado febrero, ya que su coalición consiguió en la Cámara de Diputados la mayoría absoluta y en el Senado la mayoría relativa. Por tanto, fue a él a quien el presidente de la República, Giorgio Napolitano, encargó la formación del nuevo Gobierno. Pocos días bastaron para que Bersani presentara su dimisión al no conseguirlo. ¿Qué pasó para que ocurriera esta “anomalía democrática”? No voy a hacer elucubraciones. Solo unas pocas líneas acerca del personaje y de su programa.

Bersani pertenecía a una familia de la clase obrera de la Emilia Romagna, se graduó en Filosofía por la Universidad de Bolonia y su actividad política la desarrolló en el seno del Partido Democrático, electo por la circunscripción donde nació. Apenas recibido el encargo de Giorgio Napolitano, Bersani expuso, con luz y taquígrafos, cuáles iban a ser las tareas prioritarias del Gobierno: reforma de las instituciones; reforma de la política en dos vertientes: el coste de la política y la promoción de una nueva ley de partidos; moralidad pública y privada; defensa de las capas más expuestas a la crisis y empeño en una nueva ley europea sobre el trabajo. Esto es lo que Bersani ofreció al Movimiento 5 Estrellas y este rechazó: ¿Por qué? ¿Rechazó al hombre o al programa? En cualquiera de los dos casos, ha perdido Italia.— Francisco Hernández Sánchez.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.