EL DEBUT

Magic Johnson tiene la causa gay en casa

EJ Johnson, hijo del mítico jugador de baloncesto, ha salido del armario A sus 20 años, confiesa que siempre supo que sería famoso "pero no tan pronto" Quiere dar el salto a la televisión y llevar un programa desde el que dar "voz a los homosexuales"

EJ Johnson junto a sus padres, Lisa y Magic Johnson.
EJ Johnson junto a sus padres, Lisa y Magic Johnson.BRUCE GLIKAS (GETTY)

¿De verdad es famoso?

Al ojo inexperto, lo que pasó el 2 de abril es que un chaval, que de paso era uno de los tres hijos del mítico jugador de baloncesto Earvin Magic Johnson, salió a pasear por el Sunset Strip de Los Ángeles, de la mano de otro chaval, un desconocido llamado Alessandro Monetti. Para la maquinaria del famoseo, que comparte con la deportiva y la política la manía de hacer trascendente cualquier hecho con independencia de que lo sea o no, era todo un acontecimiento: Earvin EJ Johnson III, también conocido como EJ Johnson, había decidido salir del armario. Lo cual daba pie a todo tipo de cuestiones en Internet, con una en primer plano: ¿Qué pasa cuando sale del armario el hijo de uno de los deportistas más reverenciados de las últimas décadas? En cuestión de días, aquel paseo por el barrio del famoseo de Los Ángeles había convertido a Earvin III, un chico de 20 años casi anónimo que estudia en la universidad de Nueva York, en un referente de la causa gay.

¿Qué dijo su padre?

Los Johnson repitieron la estrategia que le funcionó a Magic cuando surgieron los primeros rumores sobre si había contraído el VIH, que le haría retirarse en 1991: sinceridad radical. Magic cedió una entrevista a la misma web que había originado la historia, la todopoderosa TMZ, en la que usó la palabra apoyo un centenar de veces. “Apoyo a mi hijo un millón por ciento”, repetía mientras contaba que el retoño le había salido del armario hacía siete años, cuando su orientación sexual se hizo, en sus palabras, evidente. Tanta sinceridad dio pie a engorrosas justificaciones (“esto es lo que mi hijo ha elegido y tengo que apoyarlo”; “los negros no aceptan a los gais porque son muy religiosos”) y momentos entrañables, como cuando se le preguntó por las inevitables críticas que recibía su hijo de blogueros reaccionarios: “El problema es suyo, no nuestro”. Y repitió: “Yo apoyo a mi hijo”.

¿Debut accidental o provocado?

Earvin, en cambio, respondió a la polémica con una obra maestra de las relaciones públicas: le concedió una entrevista al publicista que acababa de contratar y la publicó en YouTube. “Siempre había querido ser famoso”, confesaba. “No sabía que iba a ser tan pronto pero sabía que esto iba a pasar”. El siguiente paso, anuncia, será tener su propio talk show en televisión, como el que tuvo su padre en 1988 antes de que se lo retiraran por falta de audiencia. “Quiero ser la voz de los gais que necesitan un referente en televisión”, anunció ominosamente. “Quiero ser un buen ejemplo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS