Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caminando con Lawrence por el desierto de Wadi Rum

Caminando con Lawrence por el desierto de Wadi Rum

William Faulkner dejó escrito que “un paisaje se conquista con las suelas de un zapato y no con las ruedas de un automóvil”. Una verdad contundente que conocen de sobra los amantes del senderismo o quienes hayan hecho alguna vez en su vida grandes rutas a pie, como el Camino de Santiago.Pero,¿se puede descubrir a pie un desierto? Por supuesto que sí. Con ese ánimo nos presentamos el miércoles pasado en el desierto de Wadi Rum el grupo de viajeros de Cadena Ser Viajes con el que he pasado esta Semana Santa en Jordania.

Les había propuesto una experiencia que ninguno de ellos había hecho antes ni se imaginaba que sería capaz de hacer: pasar tres días en un campamento del desierto, caminando cada día por rincones de belleza insospechada para captarlos de manera diferente, dejando que nos entraran por los cinco sentidos.

Uno de los días llegamos a hacer 22 kilómetros por dunas de arena, desfiladeros de piedra tallados de formas imposibles, llanuras sin fin y escenarios que parecían sacados de un cuento, porque el desierto del Wadi Rum es así: escenográfico a más no poder. Y creo que la experiencia fue sorprendente para todos. Si en tu vida has caminado más allá de la esquina de tu calle, si ni en sueños imaginaste que serías capaz de hacer un esfuerzo físico semejante y de repente ves que lo has superado y encima te sientes bien… la satisfacción personal que te invade justifica todos los sinsabores y engrandece la aventura mucho más que cualquier viaje en coche, como decía el bueno de Faulkner.

Es el mismo cóctel de sensaciones positivas que invade al que consigue terminar el Camino de Santiago, solo que en aquel caso, multiplicado por muchos días.

Wadi Rum es un desierto de piedra al sur de Jordania, fronterizo con Arabia Saudí. Es el desierto de Lawrence de Arabia, quien lo cruzó muchas veces durante sus correrías con la Revolución Árabe de 1916-1918. Lawrence estaba enamorado de este lugar de piedra y arena del que escribió en su libro autobiográfico Los Siete Pilares de la Sabiduría muchas frases halagadoras: “Los paisajes, en los sueños infantiles, tenían aquel mismo aspecto vasto y silente”.

En verdad Wadi Rum es un lugar sobrenatural. Las grandes montañas de piedra arenisca han sido talladas por la erosión con formas extravagantes. Formidables afloramientos de roca emergen de repente en la llanura como ciudades misteriosas de un planeta lejano. Las grandes columnas de arena fosilizada quedan rematadas por cúpulas de aires bizantinos y los colores de la roca y la arena, que van del rojo intenso al nácar acaramelado, parecen incendiarse cada tarde con las tonalidades del ocaso.

El Wadi Rum es el desierto de piedra más bonito que conozco.

Si os apetece repetir la aventura existen muchas empresas en internet que organizan trekking por el Wadi Rum. Algunas incluso proponen pasar varios días en su interior pernotando en campamentos provisionales, recibiendo agua y provisiones con un coche de apoyo. Es imprescindible contar con la compañía de un guía: ni se os ocurra aventuraros solos; el riesgo de perderse en muy alto.

También pueden hacer excursiones de un día con guía desde los campamentos estables que hay cerca del poblado de Rum. Nosotros estuvimos en el Oasis Desert Camp, pero nos equivocamos: las instalaciones tienen un pase pero los baños están en un estado deplorable. Son algo mejores de calidad el Captain's Desert Camp o el Rose Sand Camp. En cualquier caso, todos cuentan con instalaciones muy sencillas y sin lujos, al fin y al cabo son campamentos de tiendas de lona en el desierto. Los tres ofrecen excursiones a pie, en todoterreno o en camello para grupos y viajeros individuales.

Por cierto, hay una frase de Thomas Edward Lawrence(Lawrence de Arabia) que me siempre me fascinó y que copio aquí para quien quiera entender:

"Existen dos clases de hombres: aquellos que duermen y sueñan de noche y aquellos que sueñan despiertos y de día... esos son peligrosos, porque no cederán hasta ver sus sueños convertidos en realidad".

Comentarios

Magnificas fotos. No me imaginaba que se podía caminar por un sitio así, es una buena recomendación para futuros viajes
Gran viaje Paco. Una auténtica y nueva experiencia.Wadi Rum realmente es espectacular. Ese paisaje con esas montañas es capaz de cautivar a cualquiera.
Yo he estado en el Captain's Desert Camp; estaba bien, pero muy mejorable. Eso sí, los encargados, unos coptos egipcios eran unos tipos muy cachondos, pasamos un par de días muy agradables. Lo que más me impresionó fue ver salir a cientos de escarabajos al caer el sol y el cielo estrellado. Los desiertos enganchan. Salud.
Yo también sueño con estos bellos Parajes,que viajé 'aventurero' seguro que disfrutaron y fueron bin 'valientes'Un saludo desde Fuerteventura Nieves
Yo también sueño con estos bellos Parajes,que viajé 'aventurero' seguro que disfrutaron y fueron bin 'valientes'Un saludo desde Fuerteventura Nieves
Entrar en Wadi Rum es entrar e otra dimensión y aunque sé que El Principito está situado en el norte de Africa, cuando estuve en Wadi Rum imaginé a todos los personajes del libro en un escenario como ese. Felicidades por tu blog y tus consejos
Bonito sueño "de día" el tuyo, aunque ya lo habías soñado hace tiempo pues tu atracción por el Wadi Rum viene de lejos. Tu segunda visita, ¿no?. Creo recordar que ya nos habías hablado de él, en parecidos términos. En cuanto a pasión y emoción puestas me refiero, claro.Interesante. Muy, muy interesante.
tal vez el único atractivo de Jordania, junto a Petra: http://www.losmundosdehachero.com/viaje-a-jordania-en-las-entranas-de-petra/
El trekking y el senderismo son beneficiosos para la salud y para otras. Aquí tenéis diez razones para hacerlo. http://deporadictos.com/diez-beneficios-de-hacer-senderismo/
Desde luego vaya pedazo de viaje te has marcado Paco. Te han quedado genial las fotos!
Es una prueba
prueba estúpido