Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Vaticanosis’

Imaginen si las actuales pompas se convirtiesen en una historia fantástica de decadencia y descomposición

En estos días de show business global las actuales pompas vaticanas podrían convertirse en una historia fantástica de decadencia y descomposición. Imaginen. Todos los cardenales, obispos, y acólitos, reunidos y vistiendo sus mejores galas, con sus botafumeiros arriba y abajo, sus arcanos misteriosos y sus ceremonias coercitivas. La chimenea en lo alto, humo sí, humo no. La plaza de San Pedro, a tope de espectadores. Un frío de muerte, a ser posible. Una tropa de 5.000 periodistas acreditados, enviados por un millar de medios.

Pasan los días. Transcurren las semanas. Se evaporan los meses. Y el asunto permanece encallado. No hay acuerdo, no hay fumata. De repente, alguien, situado más cerca del edificio central, ve regueros de sangre deslizándose por debajo de las puertas. La voz se extiende: algo terrible está ocurriendo dentro. En la basílica reina un silencio papal, un silencio que se prolonga hasta lo insoportable. Se agotan los alimentos. No más puestos de hamburguesas, no más expendedores de agua. Las cuentas de los rosarios se marchitan.

Los cinco mil periodistas, sin noticias de Dios ni de su sucesor en la tierra, transmiten el vacío y alimentan sus crónicas entrevistándose los unos a los otros. Algunos se casan, pero tienen que hacerlo ellos mismos, porque no hay curas en el horizonte. En un momento dado se produce entre el público una tanda de uniones homosexuales. Como si se hubiera roto un dique, los asistentes hacen el amor. Los riachuelos de sangre se convierten en ceniza que el viento arrastra hacia las fontanas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Después del amor, la gente sacude la cabeza, mira alrededor: nada. Ni cardenales, ni humo, ni papa. Recogen sus petates y se van yendo, como en un sueño. A sus espaldas queda un edificio vacío. Adán y el Señor se tocan el dedito.

Y entonces, lenta, tranquilamente, vuelven los turistas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS