Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Un pacto por la educación

El problema de la educación en España es ciertamente preocupante, porque mal estamos y peor vamos a estar. El sistema educativo vigente lleva muchos años deteriorando el estado de conocimiento y de expresión de nuestros alumnos, que cada vez saben menos y se expresan peor.

Lo que no deja de sorprenderme es que a nuestros políticos les dé absolutamente igual y que cada vez que uno llega al poder se esfuerce por hacer su propia reforma educativa. Hasta ahora, todas las que he conocido desde que yo estudié los nunca bien alabados EGB, BUP y COU, incluso en la universidad, han servido para empeorar la enseñanza y restar dignidad y autoridad al profesor. En los países en que la educación funciona, como Finlandia, además de otros requisitos, existe un pacto por la educación, de manera que cada Gobierno que sube al poder no tiene la potestad de cambiar el sistema educativo, como sí sucede en España.

Hay cosas que debieran estar por encima de las rencillas personales y de partido de los políticos. Vamos a la deriva en asuntos públicos importantes, pero ellos están entretenidos con minucias y miran para otro lado. Creo que el tema de la educación se merece un pacto para que podamos tener una enseñanza pública de calidad y unos alumnos adecuadamente preparados para el duro futuro que les espera.

En la educación está el futuro de nuestros hijos y de nuestro país.— Ángeles Ezama Gil.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.