Cartas al director
i

Ni pública, ni privada

Todo el mundo discute creyendo tener razón sobre qué sistema de sanidad funciona mejor. Pues bien: tanto el sistema público como el privado son vergonzosos.

He conocido casos como los de una chica joven que queda en una silla de ruedas por una infección de estafilococos en un quirófano mal esterilizado; endoscopias y biopsias de próstata sin ningún tipo de sedación y que, en este último caso, han acabado en ingreso hospitalario por sus consecuencias; dolores de parto durante horas aun sabiendo que el niño venía de nalgas y sería necesaria una cesárea y, lo más grande de todo: retrasos o aplazamiento de las revisiones a personas que han tenido cáncer o consejos médicos enfocados a que los enfermos decidan no hacerse determinados tratamientos no por su seguridad, si no en verdad por ahorrarse el coste de los mismos.

Lo cierto es que dan ganas de enfermar menos y morir rápido, pero es que hasta eso también se ha puesto caro.— Aida Tórtola Navarro. 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50