Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Deportistas caídos por el Pumori

Veinticinco españoles han muerto en el Himalaya en los últimos 40 años. Pero hay una montaña que ha sido especialmente brutal y despiadada con la familia montañera española. Se llama Pumori y tiene 7.161 metros, un bello sietemil, extremadamente peligroso, como lo atestiguan los nueve montañeros que dejaron sus vidas y sus ilusiones en sus laderas.

Dos golpes letales, uno en 2001, con cinco muertos, y otro en 1989, con cuatro. En el primero fallecieron los navarros Aritz Artieda, Javier Arkauz y César Nieto, junto a los guipuzcoanos Beñat Arrue e Iñaki Ayerza, siendo el accidente más grave de cuantos han ocurrido hasta hoy en la cordillera nepalí. Por mi parte, quiero recordar en especial su primer zarpazo, ocurrido en la, para mí, indeleble madrugada del 3 de octubre de 1989. En aquella avalancha fatal fallecieron otros cuatro montañeros, integrantes todos ellos de una expedición extremeña: Antonio Luis Galea Gordillo, Francisco Salgado Rivera y mis dos hermanos, José María y Pablo de Miguel Renedo.

Pese al dolor causado, y como supongo les ocurre a todos cuantos aman y practican este deporte, en ningún caso considero al Pumori como una montaña asesina, sino más bien como una diosa inalcanzable que consigue hipnotizar a todo aquel que la mira. No en vano Pumori significa hija de la diosa madre, la hija del Everest. Vaya mi recuerdo para todos ellos.— Gonzalo de Miguel Renedo. La Rioja.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS