Pep Guardiola se refugia en la élite neoyorquina

El exentrenador del Barça vive en una de las zonas más 'chic' de Manhattan. Los actores Kevin Bacon y Jerry Seinfed o el extenista John MacEnroe son algunos de sus famosos vecinos

El exentrenador del Barcelona, Pep Guardiola, con su esposa Cristina Serra y sus tres hijos, Marius, María y Valentina en Nueva York.
El exentrenador del Barcelona, Pep Guardiola, con su esposa Cristina Serra y sus tres hijos, Marius, María y Valentina en Nueva York. GTRESONLINE

Si pasea por el Upper West Side neoyorquino y se cruza por casualidad con alguien que se parece a Pep Guardiola, seguro que es él. No es que esté entrenado al equipo de los Red Bulls. Se halla de año sabático en la ciudad de los rascacielos. Y para vivir, ha elegido el barrio que por sus edificios se podría parecer más a Barcelona. Una zona residencial en pleno Manhattan, entre Central Park y el río Hudson, donde también vive el extenista John McEnroe o los actores Kevin Bacon y Jerry Seinfeld.

El exentrenador del Barcelona necesitaba recargar baterías después de cuatro años —de 2008 a 2012— al frente del equipo azulgrana, con el que ha conquistado 14 títulos. Podría haber elegido Londres o París. Pero en Nueva York, los famosos son personas anónimas, o mejor dicho, gente a la que no le presta atención. Y el fútbol europeo, o soccer, no es un deporte popular entre los locales. Así que es más fácil pasar desapercibido mientras se corre por el parque o se hace algo tan mundano como comprar en un supermercado. Pero en algunos restaurantes mejor no entrar, porque los empleados de origen latino, si los hubiera, son fanáticos del Barça.

Si Guardiola fuera el míster de los Knicks —equipo local de baloncesto—, los Yankees, los Mets —equipos de beisbol — o los Rangers —de hockey sobre hielo-—quizás tendría algún problema. Pero escapar durante un año del ojo público, y de paso aprovechar para que sus tres hijos aprendan inglés, tiene un precio. El Upper West Side es una de las zonas que mejor aguantó la crisis financiera, y donde se pagan los precios más altos.

Como decía el periódico La Repubblica al desvelar las fotos de su residencia temporal, Guardiola se merecía “algo especial”. Se trata de un apartamento con vistas a Central Park de cuatro habitaciones, cuatro baños y ascensor privado. El precio que se estima es de 31.000 dólares al mes (23.800 euros). La agencia inmobiliaria lo presentaba con un piano en el salón para dar una idea del tamaño.

En el edificio podría tener como vecino a David Duchovny. El agente Mulder de Expediente X también sería un recién llegado al barrio, pero en su caso prefiere comprar, a razón de 6,5 millones de euros (cinco millones de euros) el piso elegido. De momento está a la espera de que los vecinos de tan ilustre vivienda le den el visto bueno y no rechacen su petición como en el pasado hicieron con las cantantes Mariah Carey y Barbra Streisand. El Upper West Side es una zona también conocida por los colegios y zonas de recreo para los niños. Justo a cuatro manzanas de donde viven los Guardiola está el centró que visitó la princesa Letizia en su último viaje a EE UU.

El aterrizaje de Guardiola a Nueva York se lo preparó el economista Xavier Sala Martín, como hizo Plácido Domingo cuando Paul Gasol se instaló hace unos años en Los Ángeles para jugar con los Lakers. Es algo que se llevaba fraguando desde la pasada primavera. El antiguo técnico azulgrana ya pisó en julio el granito sobre el que se levantan los rascacielos en Manhattan, aunque llegó a la metrópoli a mediados de agosto junto a Cristina Serra y sus hijos. Ya se le pudo ver en los partidos del abierto de tenis en Queens.

Y Nueva York, capital financiera del mundo, es también un lugar magnífico para hacer negocios. Además de perfeccionar su inglés y descansar, no sería de extrañar que Guardiola se fuera dentro de un año de la ciudad con un contrato ya firmado para la próxima temporada. En la agenda ya tiene programada un encuentro con Alex Ferguson, jefe del Manchester United.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS