Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La importancia de llamarse David Hasselhoff

Un concurso permuta la vida cotidiana de un actor de Hollywood con la de un ciudadano corriente con su mismo nombre

Ampliar foto
El actor David Hasselhoff (derecha) posa con el otro David Hasselhoff tras la grabación del capítulo inaugural de la serie 'Me llamo como tú'.

Si usted tiene la suerte de llamarse Dani Martín, Pedro Delgado, Santi Cazorla, Concha Velasco,  Florentino Fernández o Paula Vázquez se podría presentar a un casting para participar en algún reality de intercambio de tocayos. Este es precisamente el espíritu de Me llamo como tú, una serie de producción estadounidense de la que quizá no tarde en conocer una versión made in Spain, que propone a una celebrity permutar sus quehaceres cotidianos con los de un ciudadano desconocido con el que solo tiene un punto en común: llamarse exactamente igual.

El personaje famoso viaja hasta la ciudad de la persona con quien comparte nombre y apellido, intercambian las llaves de sus respectivas casas e inician una nueva vida. A partir de ese momento, cuidarán a los hijos de la otra familia, vivirán en su casa, realizarán su trabajo, conocerán a sus amigos y asumirán todas sus responsabilidades. Mientras la celebridad descubre de primera mano cómo es el día a día de una persona corriente, el ciudadano de a pie consigue un acceso exclusivo a la vida de una estrella.

David Hasselhoff, protagonista de El coche fantástico y Los vigilantes de la playa abre la serie que se estrena el 6 de septiembre en Bio (Digital +, a las 22.30). El actor, muy popular también por sus excesos etílicos profusamente difundidos por los medios de comunicación, se intercambia con un técnico electricista de Lake Jackson (Texas). La actriz y cómica estadounidense Kathy Griffin, es otro de los personajes del programa. En este caso se permutará con una vendedora de fibra de vidrio de Atlanta (Georgia), una mujer de ideas conservadoras y madre de dos hijos. 

El tercer capítulo estará protagonizado por el polémico Mike Tyson. La leyenda del boxeo se cambia con otro Mike Tyson de Zeeland (Michigan), padre de familia y enfermero a tiempo parcial. Por el contrario, el boxeador ha tenido una vida poco ejemplar. En 1992 Tyson fue encarcelado por la violación de Desiree Washington, una chica de 18 años. El 26 de marzo de ese año fue sentenciado a 10 años, seis en prisión y cuatro de libertad condicional y fue liberado en marzo de 1995, después de haber cumplido tres años. Cierra el programa de telerrealidad Reggie Bush, jugador de fútbol americano y ganador del Trofeo Heisman, que intercambiará su vida con la de un pequeño contratista. Bush fue novio de una de la famosa entre las famosas Kim Kardashian, pero la relación terminó en marzo del 2010. Lástima porque seguro que al contratista no le hubiera importado nada conocer de cerca a la explosiva protagonista de un reality sobre su propia vida de gran éxito en la televisión de EEUU.