Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
‘TAZ’

Deporte y pureza ideológica

La remera alemana Nadja Drygalla fue expulsada de su delegación olímpica por su relación con un ultraderechista

Una de las remeras del equipo olímpico alemán, Nadja Drygalla, mantenía una estrecha relación con un miembro del ultraderechista Partido Nacional Demócrata de Alemania (NDP), cosa que su federación sabía desde hace tiempo. Por eso sorprende la atolondrada y nerviosa reacción con la que el mundo político y deportivo han reaccionado ahora ante el caso Drygalla, que tuvo que abandonar la delegación olímpica tras el escándalo. (...)

El afán de ciertos activistas antifascistas por desenmascarar a los radicales de derecha amenaza con echar por la borda la proporcionalidad de las medidas. Recuérdese: se trata únicamente de una remera con un entorno sospechoso. No hace ninguna falta un mccarthysmo antiderechista, sino asociaciones deportivas que defiendan una cultura de la tolerancia y destierren cualquier forma de racismo. (...)

Si Drygalla se ha distanciado de forma creíble de ideologías extremistas, merece una segunda oportunidad. Y lo mismo cabe decir en otros casos. En los últimos años ha habido numerosas ocasiones de dar la alarma frente a acusaciones precipitadas; por ejemplo, en el caso de aquel imán berlinés que, según algunos, había que deportar de inmediato solo por sus comentarios despectivos sobre los alemanes. (...) La experiencia muestra que quien está bajo la sospecha de islamismo, generalmente no puede confiar en que se le apliquen atenuantes.

Islamistas, e incluso neonazis, tienen derecho a la rectificación y la resocialización. Y el deporte puede y debe serles de ayuda para ello.

Daniel Bax

Berlín, 9 de agosto.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.