La pasión más pintoresca y oculta de Ron Wood

El guitarrista de los Rolling Stones expone en Nueva York cien retratos de los grandes iconos del rock

Ron Wood, bajo su autorretrato y un óleo de Keith Richards.
Ron Wood, bajo su autorretrato y un óleo de Keith Richards.CORDON PRESS

“Soy un pintor que toca la guitarra”. Así se define Ron Wood, miembro de los legendarios Rolling Stones desde 1989. Esta sorprendente frase la pronunció durante la inauguración de Faces, Time and Places (Rostros, tiempo y lugares) en la galería Broome Street Gallery, de Nueva York, donde  expondrá alrededor de cien cuadros y bocetos hasta el 30 de junio alrededor de cien cuadros y bocetos. En la fiesta estuvo acompañado de su última novia, la productora teatral Sally Humphreys.

La mayoría son coloridos retratos al óleo de iconos de la cultura popular a los que Wood ha conocido y con los que ha trabajado en diferentes momentos de su carrera. No faltan naturalmente sus compañeros de grupo Mick Jagger, Keith Richards y Charlie Watts, así como famosos como Jerry Hall, exmujer de Jagger.

Las obras (pintadas con notable destreza según los expertos) incluyen también a otros músicos como Jimi Hendrix, Jimmy Page y Eric Clapton; actores como Al Pacino y personajes a los que admira como el boxeador Muhammad Ali. Casi todas sus pinturas pertenecen a Bernie Chase, un multimillonario estadounidense fanático de Wood. El músico devenido en pintor ha confesado que tiene piezas favoritas, entre las que se encuentra el retrato de Keith Richards. “Da mucho juego y me divierte pintarle. Mick Jagger es más difícil de capturar", opina.

Y es que Wood, que cumplirá 65 años en junio, ha comentado que empezó a tomarse en serio el arte a los 7 años. Después estudió en el Ealing Art College de Londres y trató de ganarse la vida como artista antes de hacerse un nombre tocando el bajo y la guitarra en bandas como el Jeff Beck Group, The Faces y los Stones. "Pinté desde que era un crío. Yo amo el arte de todas partes del mundo. Me inspiro en artistas desde el Renacimiento hasta hoy”, dice y añade: “Pensé que lo lograría primero como músico y después mostraría a la gente que puedo pintar”. 

Pero su fama, después de sobrevivir milagrosamente al alcohol, las drogas y todo tipo de desmadres, como confesó en su autobiografía, sigue anclada al rock donde ya tiene un hueco en la historia de la música. El propio Wood ha anunciado que pronto Sus Satánicas Majestades volverán al estudio de grabación para proponer ideas y probar material nuevo para celebrar su medio siglo en la carretera.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS