Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Silencio, el señor duque se encuentra en el castillo

Muchos, muchos siglos soportan los muros del château de Josselin, uno de los monumentos más impresionantes que he visto en el Canal de Nantes a Brest, que recorre de este a oeste toda la Bretaña.

El castillo pertenece a la misma familia, los duques de Rohan, desde hace seiscientos años. Subo (no sin esfuerzo, los años no pasan en balde) hasta la colina donde se asientan pueblo y castillo para visitarlo por dentro.

El casco urbano de Josselin es el más compacto e interesante que he visto hasta el momento. El castillo acaba de abrir al público para una nueva temporada y la guía me dice nada más empezar: “No chillle mucho, el duque está dentro”.

“¿Cómo que el duque está dentro?, ¿será su fantasma, no?”, le respondo.

“No", contesta ella, "el actual duque, el señor Josselin de Rohan, aún lo utiliza. Antes venía con su familia los fines de semana; ahora como se ha jubilado, pasa largas temporadas aquí”.

Toma ya... esto si que es una casa de veraneo, y no el famoso apartamento en Torrevieja.

El señor duque vive en el primer piso de la humilde morada que veis en estas fotos. Una fortaleza medieval al que su antepasado, el conde Alain IX de Rohan, añadió en el siglo XV un palacio considerado una obra cumbre del Renacimiento bretón.

Claro que en aquellas épocas, con unas guerras por acá, unas rapiñas por allá y un exprimir a los aldeanos con suculentos impuestos podía uno mantener el cortijo, aunque tuviera el tamaño de dos campos de fútbol.

Hoy resulta mucho más difícil costearlo. Por eso, para financiar el mantenimiento de tan singular segunda vivienda en el campo, el actual duque decidió abrir a las visitas turísticas los jardines y la planta baja, donde se amontonan cuadros, mobiliario y piezas de arte que hablan del buen rollito que siempre existió entre los Rohan y los reyes de Francia, que aquellos usaron siempre con buen criterio para engrandecer el patrimonio familiar.

¡Si los muros de estos château de Bretaña hablaran!

Comentarios

Me extrañaba que no citaras Josselin. Si vas en barco o en bici, en las casas habitadas (aunque ya quedan pocas porque van automatizando) de las esclusas te venden productos caseros, o acércate a una "ferme auberge" (fórmula que deberíamos importar) para comer. El camino del canal es otro mundo, desconocido para el que pasa en coche a pocos metros.
Tu sigue contando os cosas bellas y agradables,para relajarnos de tantas malas noticias leyendo la prensa,yo me voy directamente a los blogs para no amargarme el Dia .Saludos desde Fuerteventura......
Madre mía, qué maravilla de sitio! Un lujo de segunda residencia pero poco operativa y, como bien dices, cara. ¡Me apunto el nombre del sitio! Un saludo y a seguir disfrutando!
En Francia por lo general todo lo que tenga el mínimo interés turístico se cuida bastante y además castillos hay para dar y tomar. El de Josselin no está mal si es que no se han visto los del Loire. Parece que el tiempo acompaña lo que no está nada mal. Un saludo.
que bonito, me encanta , y además , y ya se que es chiste fácil, me ha hecho mucha gracia el titulo nobiliario, señor de Rohan (soy fan del señor de los anillos). Ja ja ja.Igual cae, este viajecito.
¡Cómo se lo montan ahora los aristócratas!. Además, creo que no es un caso único. Debe de haber muchos en situación similar. ¡Bravo, aristócrata de la bicicleta!.
Vaya con la choza del señor duque. Me chiva la 'whisky-pedia' que el señor es senador de La France, además de los ademases que siempre lleva consigo un señor duque. Y aún tiene que recaudar fondos para sostenerse con los donativos de los turistas generosos. ¡Cómo está la aristocracia! Y no dejarían hacer fotos dentro, supongo. ¿A cuánto ascendía el impuesto? Besos, generoso.