Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adele quiere dejar de ser gorda

La cantante desea romper con su estética por motivos de salud y por eso también ha dejado de fumar

Adele, en una jornada de compras CORDON

Adele se ha propuesto cambiar de imagen. Quiere adelgazar y ya está en ello. La cantante ha perdido hasta el momento seis kilos gracias a una dieta vegetariana. Uno de sus portavoces ha asegurado que si ha tomado esta decisión no es solo por estética sino por motivos de salud. La dieta planea seguirla al menos hasta finales de abril. Pero aquí no acaban los buenos propósitos de la cantante, también ha dejado de fumar. Al parecer hay un antes y un después tras la operación que sufrió en las cuerdas vocales y que la mantuvo varios meses apartada de los escenarios.

La dieta vegetariana que sigue Adele sustituye la carne por el ejercicio físico. La cantante ha comenzado a correr y a hacer Pilates.

La decisión de Adele sorprende después de que declarara a la revista People: "Nunca he querido parecerme a los modelos de las portadas de revistas. Tengo un cuerpo que representa a la mayoría de las mujeres y estoy muy orgullosa de ello".

También el modista de Chanel Karl Lagerfeld la acusó de ser "demasiado gorda", a lo que ella contestó que nunca bajaría de peso para nadie más que para sí misma. Y añadió: "Si yo fuera una actriz a lo mejor importaría mi aspecto. Pero el peso no tiene nada que ver con mi carrera. Incluso cuando estaba pendiente de firmar un contrato, la mayor parte de la industria sabía que si alguna vez alguien se atrevía a decir que bajara de peso, no trabajaría conmigo ". Ahora se ha sabido que el diseñador le ha enviado uno de sus bolsos a modo de disculpa y le ha ofrecido colaborar juntos.

El cambio de opinión se debe según su portavoz a que Adele "ha encontrado mucha más energía ahora se ha dejado de fumar. Ella quiere estar más sana".