Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fetichisimo de Helmut Newton a través de la moda

Una exposición recoge en París la obra del fotógrafo alemán

Ver fotogalería
Fotografía de Helmut Newton que forma parte de la exposición en el Grand Palais de Paris.

Fue un trío. El modista, Yves Saint Laurent; los zapatos, de Christian Louboutin; y el fotógrafo, Helmut Newton. Quizá cada uno de ellos habría triunfado sin los otros, pero no hubiera sido lo mismo. Las imágenes del fotógrafo alemán (1920-2004) contribuyeron a difundir el mensaje que querían lanzar el modista y la firma de zapatos, el de una mujer libre y poderosa.No solo libre de ataduras machistas, si no con poder. Por eso, ellas aparecen elegantemente vestidas con un esmoquin o se atreven a pasearse por una calle parisina con unos tacones como única prenda.

El Grand Palais de París acoge por primera vez una exposición en Francia del fotógrafo alemán, donde se puede ver la obra de este gran fetichista, quizá no superado por ninguno de los sucesores y eso que la fotografía de moda no ha parado de copiar a Newton.

Tirajes, Polaroids, imágenes en un formato gigantesco forman parte de la exhibición, a la que acompaña la proyección de Helmut por June, un documental realizado por su esposa, testigo en primera línea y paciente observadora de las tensiones entre el artista y sus modelos. Él le había avisado: “La fotografía será siempre mi prioridad. Tú no tendrás más que la segunda posición”. Se lo dijo antes de casarse e iniciar un matrimonio de 60 años que solo se rompió por la muerte del artista.

La elegancia nada convencional y el erotismo, unido a un marcado fetichisimo nada disimulado que imprimía a sus instantáneas, estaban también presentes cuando hacía retratos a personalidades como Catherine Deneuve para revistas como Esquire, Vogue o Elle. Sus modelos andróginas de mirada altiva que pasaban directamente de la cámara fueron toda una revolución.

Hoy, Newton es un clásico que aguanta el paso del tiempo y cuya fórmula ha sido copiada hasta la saciedad. “Adoro la vulgaridad”, proclamó. "Me siento atraído por el mal gusto, más excitante que el pretendido buen gusto que no es más que la normalización de la mirada. Si el mundo del arte me rechaza, no puedo decirle más que: “Good luck to the world of art. [buena suerte al mundo del arte]”.

La exposición 'Helmut Newton', del 24 de marzo hasta el 17 de junio en El Grand Palais de París.