Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Dejaría que a su niño le pasara esto?

Nos hemos enterado que nuestra niña, cuando se pone nerviosa y se supone que quiere pegar a alguien, está siendo medicada con sedantes que la dejan en 10 minutos sin poder andar y sumida en un sueño profundo. También nos hemos enterado que según qué cuidador la tenga a su cargo (afortunadamente no todos son iguales), es insultada cuando se hace sus necesidades encima y tienen que cambiarla, o la dejan apartada sin cambiarla. Nos hemos enterado que a la hora de la comida le dejan la medicación que tiene que tomar encima de la mesa, y que a veces una de las niñas o de los niños de su edad se la quitan o se la toman por ella. Además, que cuando los cuidadores no están de muy buen humor (insisto en que afortunadamente no todos son iguales), no la dejan moverse de su sitio y consecuentemente se pone nerviosa.

Y empieza de nuevo el círculo de darle algo para sedarla. Y la dirección del centro donde está no saluda ni cuida que esto no ocurra.

Nuestra niña tiene 92 años y está enferma de Alzheimer.

¿Por qué se controla tanto a los cuidadores de menores y sin embargo se permite que a niños como mi madre, que son débiles y no se pueden explicar, les cuiden y dirijan sus centros gente no preparada o sobrados de poder? Una sociedad que desprecia y no cuida debidamente a sus mayores es una sociedad enferma y a punto de pudrirse.— Paloma Castellanos Mira.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.