Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los príncipes de Holanda venden su polémica mansión

Guillermo y Máxima reciben una simbólica cantidad por su residencia en Mozambique.- El Parlamento criticó la compra

Los príncipes herederos de Holanda, Guillermo Alejandro y Máxima, han traspasado a la constructora Manchangulo SA por una "cantidad simbólica" su casa de vacaciones en Mozambique, con lo que ponen fin a un proyecto que les ha costado críticas políticas y de la ciudadanía.

El diario De Telegraaf explica que la promotora intentará vender a su vez la lujosa mansión de los Orange, y de conseguirlo los príncipes recibirían una parte del beneficio, que según el rotativo "probablemente será inferior a la cantidad que se pagó" inicialmente.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ya ha informado de la transacción al Parlamento, al que ha comunicado que a los príncipes les ha sido imposible vender directamente su vivienda "a causa de las condiciones del mercado".

En 2009, ante las críticas sociales contra la pareja por construir una lujosa villa en un período de crisis económica y ajustes presupuestarios públicos, Guillermo y Máxima comunicaron que la pondrían en venta.

Los príncipes herederos se embarcaron en ese proyecto en 2007 con el fin de tener un lugar propio y tranquilo donde pasar sus vacaciones.

A la vez, aseguraban que con la inversión ayudarían a la población local.

En un documental emitido el pasado mes de mayo, Máxima decía que la villa en Mozambique era "un gran sueño (...) cargado de buenas intenciones" para ella y su marido, pero reconocía que una casa no podía estar "por encima" de su trabajo.

La polémica que ha rodeado esta casa ha hecho mucho daño a la imagen de la pareja, que siempre ha gozado de gran aceptación. Esta noticia llega además en medio de grandes rumores sobre una posible abdicación de la reina Beatriz en favor de su hijo Guillermo, una práctica habitual en la monarquía holandesa.