Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide el internamiento de una mujer que mató a su padre en Leganés

La acusada, que sufre esquizofrenia paranoide, creyó que oía voces y acuchilló a su progenitor

La Sección 30ª de la Audiencia Provincial de Madrid juzga a partir de este lunes a Ana María León Martínez, de 29 años, que está acusada de matar a su padre el 27 de junio de 2010 de tres puñaladas. El fiscal pide que la acusada sea condenada a 14 años de cárcel, que debería cumplir en un centro de tratamiento médico debido a la esquizofrenia paranoide que sufre. Un jurado popular será el encargado de declarar si debe o no cumplir esa pena.

Los hechos se produjeron en el domicilio familiar, en el número 9 de la calle de la Serena, en el barrio de Zarzaquemada alrededor de las 07.30. Según el ministerio público, Ana María León "tenía sus capacidades volitivas y cognoscitivas afectadas, puesto que padecía esquizofrenia paranoide". A esa hora la acusada se despertó y, a causa de su enfermedad, creyó escuchar voces pertenecientes a su padre, José León Puerto, de 62 años, y a su hermano Juan José León. Decían que la iban a estrangular, según el escrito del fiscal. "Por esa razón se levantó de la cama, fue a la cocina de donde cogió un cuchillo y, acto seguido, fue la habitación donde dormía su padre. Allí se inició una discusión y un forcejeo entre ambos", explica el ministerio público.

A raíz de ese forcejeo, la acusada le asestó tres puñaladas: una en la mano derecha, otra en el brazo izquierdo y la tercera, en el cuarto espacio intercostal izquierdo, que penetró hasta el corazón. Eso le produjo que José león se desangrara. Su hermano, que también se encontraba en el domicilio familiar se despertó debido a los gritos de su padre y de su hermana. Al ver lo ocurrido, sacó a su hermana de la habitación. "Sin embargo, Ana María se soltó y fue nuevamente a la cocina, donde con la intención de acabar con su propia vida, cogió otro cuchillo", explica el ministerio público. Su hermano se seccionó la cuarta falange de la mano izquierda al arrebatarle el arma.

En ese momento entraron los tíos de ambos. Los dos familiares junto con el hermano lograron reducir a la acusada y evitaron que se clavara el cuchillo. Después llegó la Policía Nacional. La acusada fue ingresada en el área de psiquiatría del hospital Severo Ochoa de Leganés, donde fue tratada del trastorno mental que sufría.

El fiscal considera que la acusada cometió un delito de homicidio y que en él concurren la agravante de parentesco y la eximente incompleta de trastorno mental. Por ello, pide 14 años de prisión, que deberá ser transformada en la medida de seguridad de internamiento en un centro para tratamiento médico adecuado a la anomalía que sufre Ana María León. Los familiares de la acusada han renunciado al cobro de cualquier responsabilidad civil, según el escrito de acusación del ministerio público.