Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 20 años para un hombre que mató a su exnovia de 82 puñaladas

La Audiencia Provincial juzga esta semana a Sergio González Moreno por un delito de asesinato

El español Sergio González Moreno, de 34 años, se sentará a partir del martes en el banquillo de los acusados de la Sección 26ª de la Audiencia Provincial de Madrid. El fiscal le pide 20 años de cárcel por el asesinato de su exnovia Ivana Sanz Fanego, de 36 años, a la que asestó 82 puñaladas. El ministerio público, que le aplica en su escrito de acusación la agravante de parentesco, pide una indemnización de más de 203.500 euros para las dos hijas y la madre de la fallecida. Un jurado formado por nueve miembros se encargará de determinar si es inocente o culpable.

Los hechos ocurrieron la mañana del 21 de enero de 2010, cuando el acusado acudió al domicilio de Ivana Sanz, en la calle de Cardeñas número 5 de Brunete, donde había convivido también Sergio González hasta septiembre del año anterior. Según el relato del ministerio público, el acusado atacó a la mujer con un arma blanca "con la intención de causarle la muerte". La víctima intentó zafarse del atacante, llegó a la puerta de salida de la vivienda y consiguió abrirla. En ese momento pidió socorro a gritos, pero el acusado le impidió huir tirándola contra el suelo y "aumentando deliberada e inhumanamente su dolor, continuó dándole 82 puñaladas", según el escrito de acusación.

El acusado utilizó para ello diferentes armas blancas monocortantes y semejantes entre ellas. Eso le produjo numerosas heridas incisas en diversas partes del cuerpo, de las que nueve penetraron en el cuello, seis en la cabeza y la cara, 20 en el hemitórax y el resto, esparcidas por ambos brazos, manos y piernas. Una de ellas le atravesó el ventrículo izquierdo del corazón y que le provocó "la muerte inmediata por parada cardiorrespiratoria secundaria a un shock hipovolémico [desangrada]", añade el ministerio público.

El acusado se encuentra en prisión provisional y sin fianza desde el 22 de enero de 2010, cuando fue detenido por la Guardia Civil. Ivana Sanz Fanego, nacida el 3 de diciembre de 1973, tenía dos hijas de 10 y 11 años, de quienes tenía la guarda y custodia compartida junto con el padre de las menores José Alexis G. M.

Los hechos son, según el fiscal, un delito de asesinato, en el que concurre la agravante de parentesco recogida en el artículo 23 del Código Penal. Por ello solicita una pena de 20 años de prisión y el pago de las costas, además de indemnizar a cada una de las hijas con 92.026 euros y a cada uno de los padres de Ivana Sanz, con 9.740.