Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 detenidos en el desalojo de un local 'okupa' en Vitoria

El edificio, propiedad de la Diputación, permanece en desuso desde 1996

La pretensión okupa de convertir en gaztetxe la antigua escuela de artes y oficios de Zaramaga, en Vitoria, se ha quedado en intento. La Ertzaintza procedió ayer al desalojo de las instalaciones, tan solo un día después de su invasión por parte de varios jóvenes. La operación, desarrollada por orden judicial, se saldó con leves incidentes y la detención de 15 personas por su negación a abandonar las dependencias, que son propiedad de la Diputación. Bildu denunció el despliegue policial para mantener sin uso un edificio que está abandonado desde 1996.

Los hechos se produjeron a media tarde. Varias patrullas de la Policía vasca se desplazaron hasta el antiguo centro formativo, ubicado en la calle Diego de Rojas, para proceder a su desalojo por orden judicial, tras haber denunciado la Diputación la entrada ilegal en el edificio de su titularidad. Los okupas, sin embargo, se opusieron a facilitar el acceso de los agentes, por lo que estos se vieron obligados a forzar la puerta y la evacuación de los presentes, que se negaron a abandonar el edificio. La operación desembocó en leves incidentes que provocaron cortes a uno de los ertzainas, que tuvo que ser atendido en un centro sanitario. Las 15 personas que estaban dentro de la antigua escuela acabaron detenidas por desobediencia y varias de las que se encontraban en las inmediaciones fueron identificadas.

El desalojo finalizó pasadas las siete de la tarde, aunque varias patrullas vigilaron la zona durante las horas siguientes para impedir que la antigua escuela de artes y oficios volviera a ser ocupada, antes de que la Diputación proceda al tapiado de las entradas al inmueble.

Fue anteayer cuando varios jóvenes procedieron a la ocupación del viejo centro formativo con la pretensión de "autogestionarlo" para revitalizar la oferta cultural de Zaramaga, un barrio en el que hay hasta "60 locales vacíos", según denunciaron. Patrullas de la Ertzaintza y la Policía local se desplazaron hasta el lugar de los hechos para vigilar el curso de los acontecimientos e identificar a los presentes, aunque no procedieron a su detención porque se requería para ello de una orden judicial que se emitió finalmente ayer, a requerimiento de la Diputación. La institución foral no ha dado a conocer aún el proyecto que baraja para recuperar las instalaciones, que suman tres lustros en desuso pese a sus amplias dimensiones, hábiles para el desarrollo de múltiples actividades.

Cuatro junteros de Bildu se desplazaron ayer hasta la calle Diego de Rojas para conocer de cerca lo sucedido, aunque la Ertzaintza mantenía acordonada la zona y se les impidió el acceso. A través de una nota, la coalición abertzale denunció la "premura con la que el Gabinete foral ha procedido al desalojo del inmueble". Una rapidez que contrasta, a su juicio, con los planes para regenerar el centro.

No es la primera vez en los últimos meses que Euskadi se convierte en escenario de incidentes por el desalojo de locales okupas. Bilbao sufrió una auténtica batalla campal en septiembre, cuando se derribó el gaztetxe de Kukutza. En San Sebastián, la polémica la ha suscitado el apoyo municipal al asalto ilegal de un inmueble.