Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria exige a Bizkaia que ataje un 'agujero' de 35 millones del BEC

Unda condiciona futuras aportaciones para cubrir el déficit de explotación

El BEC es una superestructura con un agujero que no deja de crecer. Desde 2004, el año de su construcción, el déficit de explotación ha acumulado ya 35 millones que han sido cubiertos con desinversiones de activos líquidos aportadas por sus socios, la Diputación de Bizkaia, el Gobierno vasco, y los Ayuntamientos de Bilbao y de Barakaldo. Y eso sin contar con los problemas de financiación que arrastra desde su construcción debido a un enorme crédito que apenas si se está amortizando.

Según pudo saber ayer EL PAÍS, el departamento de Industria ha remitido una carta al presidente del BEC, el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, en la que sus responsables le emplazan a que presente un plan estratégico que no se limite a explicar cómo renegociar la deuda de la sociedad con las entidades financieras, sino "en ajustar los excesivos gastos corrientes planteando reducir progresiva pero drásticamente" esos gastos.

La carta, firmada por el consejero de Industria, el director de Patrimonio del Gobierno, Ignacio Alday, y la viceconsejera de Comercio y Turismo, Pilar Zorrilla, emplaza a Bilbao a que elabore un plan para reducir el gasto porque en caso de no hacerlo el Gobierno se pensará seriamente si contribuir con próximas aportaciones a cubrir ese déficit de explotación. "Esta no es una petición retórica", cita la misiva. "Al contrario como responsables de una empresa pública y además responsables públicos, no desamos ser copartícipes de una situación en la que los costes de explotación sean inasumibles máxime en el actual contexto económico", precisan los responsables del Gobierno vasco.

En un tono severo, los responsables de Industria explicitan que "en caso de necesitar aportaciones para compensar el déficit de explotación en próximos ejercicios, esta administración condicionaría las suyas a la efectiva implantación de medidas efectivas de reducción" de los gastos y del déficit.

El Gobierno precisa que las sucesivas pérdidas de explotación desde 2004 ascienden a 35 millones y han sido sufragadas mediante desinversión de activos líquidos y de inversiones financieras a corto, cuyo origen han sido aportaciones de los socios y créditos bancarios. "Siendo así que estas aportaciones no estaban destinadas a cubrir el déficit de explotación", explica el Gobierno, dejando en el aire el mal uso de los fondos.

Industria concluye la misiva con un emplazamiento muy claro al diputado general, José Luis Bilbao, para que elabore un plan estratégico "definido y concretado" para atajar de verdad todos esos problemas y además le pide que incluya la carta como parte del orden del día del próximo consejo de administración a celebrar antes de fin de año. También solicita su inclusión en el libro de actas para que quede constancia de su recepción.