El alcalde de Leganés veta a las representantes sindicales en el Ayuntamiento

Jesús Gómez se niega a hablar con las representantes de UGT y CC OO, a las que acusa de no apoyar a una concejal víctima de un robo y de amañar unas oposiciones

El alcalde de Leganés, Jesús Gómez, ha hecho público un manifiesto en el que cuestiona "la legitimidad de las máximas representantes de CC OO y UGT en el Ayuntamiento de Leganés". "No me merecen ningún respeto en lo concerniente a su actividad sindical", ha dicho Gómez sobre Ana María Ruiz Lucas (CC OO) y María Jesús Hidalgo (UGT).

Es la respuesta a una rueda de prensa esta mañana en la que las dos representantes de los sindicatos han arremetido contra el alcalde por sus declaraciones en las que ha dicho que "sobran 800 empleados", a pesar de que aseguran que en las últimas semanas "se han hecho 200 contrataciones". También han criticado que se lleven a cabo recortes de plantilla cuando el alcalde cobra 72.628 euros al mes, "5.500 menos que el presidente del Gobierno, y cobrando más que cinco presidencias de Comunidades Autónomas".

Más información
CC OO estudia acciones legales contra el alcalde de Leganés
El alcalde de Leganés amenaza con desalojar "a la fuerza" a los trabajadores encerrados en el Ayuntamiento

"¿Puede hablar en nombre de los trabajadores una señora que obtuvo su plaza de funcionaria para toda la vida en una oposición 'amañada' y que, por tanto, 'estafó' a más de 900 opositores que no pudieron competir con ella en igualdad de condiciones?", dice Gómez sobre Ruiz Lucas. Para Hidalgo se guarda: "¿Puede hablar en nombre de los trabajadores del Ayuntamiento de Leganés otra señora que, trabajando con la concejal de Obras, Infraestructuras y Mantenimiento, que ha sido víctima de un aviso mafioso en forma de robo de documentos, en lugar de contribuir a esclarecer este hecho delictivo y salvaguardar el buen nombre de los funcionarios honrados que trabajan en esa delegación, se dedica a pedir la dimisión de la citada concejal, convirtiendo a la víctima en verdugo?", añadiendo: ¿Cómo es posible que el Partido Popular, estando en la oposición, adivinase con cuatro meses de antelación que las plazas de funcionario a las que ella y otras nueve compañeras suyas aspiraban iban a ser suyas 120 días antes de que los candidatos concurriesen a los exámenes?".

También las acusa de perseguir "la conservación y aumento de los privilegios de unos pocos en detrimento de la inmensa mayoría de sus propios compañeros" y no las reconoce como "interlocutoras válidas" mientras no pidan disculpas públicamente por los hechos de los que las acusa. Además, deja claro que "el equipo de gobierno del PP no tolerará huelgas políticas en campaña electoral , ni mucho menos coacciones y presiones de dos representantes sindicales que no son dignas de erigirse en portavoces de unos sindicatos tan respetables como lo son UGT y CCOO".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS