Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Famosos a codazos por lo nuevo de Versace para H&M

Decenas de cantantes, actrices y modelos se citan en un hangar neoyorquino para ver en primicia la presentación de las prendas

La cineasta Sofia Coppola, las actrices Jessica Alba, Blake Lively o Uma Thurman, las modelos Coco Rocha o Natasha Poly y los diseñadores Altuzarra, Alexander Wang y Anna Sui, entre otros, se apiñan en un reservado. Estiran el cuello tratando de encontrar el mejor ángulo para contemplar a Prince sobre un escenario. Ataviado con un indescriptible mono rojo bordado con cristales y protegido por grandes gafas de sol, el músico se dispone a iniciar su actuación. La escena sucedió anoche en Nueva York. En un hangar del Meatpacking District donde se celebraba la fiesta de lanzamiento de la colección que Versace ha creado para H&M. Un desfile, las actuaciones de Nicki Minaj y Prince y una tienda efímera para adquirir anticipadamente las prendas que saldrán a la venta el 17 de noviembre componían el excesivo menú de la velada.

La presentación resultó tan llamativa y pintoresca como los estampados que Versace ha sacado del archivo para su colaboración con la cadena sueca. Selma Blair, Kesha, Helena Christensen, Jennifer Hudson y una legión de fotógrafos de moda (de Bruce Webber a Terry Richardson, pasando por Patrick Demarchelier e Inez van Lambsweerde) esperaban a que empezara el desfile en una sala forrada de espejos. Después, sobre una pasarela dorada transitaron 43 conjuntos formados por los productos para hombre y mujer que Donatella Versace ha concebido. Una línea que lleva a un terreno de precios asequibles los parámetros estéticos de la firma que su hermano creó. Está todo: cuero, tachuelas, colores vivos, vestidos metálicos... El aspecto de los modelos, con largas melenas lacias y bandanas negras en la frente, bebía del músico Axl Rose, el fotógrafo Steven Meisel y la propia Donatella.

Cuando esta salió a saludar al final del desfile, una pared se abrió para descubrir el salón donde se celebró el concierto. Un audio con la voz de la diseñadora llamaba a Minaj y a Prince al escenario. Se produjo entonces un curioso embotellamiento que hacía evidente la cantidad de personas famosas convocadas. Encajada entre la modelo Linda Evangelista y el actor Stephen Dorff, una debía hacer grandes esfuerzos para no entrometerse hasta lo maleducado en la conversación que Uma Thurman mantenía con Sofia Coppola.

"Vais a tener que pelearos conmigo"

La siempre excéntrica Nicki Minaj cambió su peluca verde menta con hoja de palma a juego y su atuendo floral de lentejuelas para actuar. El diseñador Alexander Wang se demostró un entusiasta seguidor de la cantante al corear con precisión todas sus letras. Antes de cederle el turno a Prince, Minaj cerró su espectáculo con una advertencia: "Me voy, pero en un rato vais a tener que pelearos conmigo para conseguir la ropa". Prince tomó el relevo y cerró su turno musical con un tema infalible, Purple Rain. Un momento memorable. Pero ni siquiera su sensual cadencia sirvió para aplacar la estampida. A las 12:30 de la noche, cuando se abrió la tienda efímera, la multitud hizo caso a Minaj y hubo batalla por hacerse con las prendas. Donatella, en algún lugar, sonreía.