Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pajín carga contra Boi Ruiz por haber defendido que "la salud es un bien privado"

La ministra lamenta los recortes en sanidad pública que aplica el Gobierno de CiU

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, ha cargado hoy contra el consejero de Salud, Boi Ruiz, después de que este expusiera y defendiera el pasado martes la tesis de que "la salud es un bien privado que no depende del Estado". "Lo primero es garantizar la salud", ha respondido la ministra en relación con las declaraciones del consejero catalán. "La salud no es un bien privado y no depende solo de uno mismo, sino de otros factores", ha destacado sobre el asunto.

Pajín se suma así a las críticas que han generado las declaraciones de Ruiz en defensa de que la sanidad es responsabilidad de cada uno. Ruiz señaló a los pacientes como culpables de su mal estado de salud -ya sea debido a la genética o a sus hábitos personales- para justificar los recortes que lleva a cabo su departamento, de casi 1.000 millones de euros (el 10% del presupuesto). Estos ajustes han obligado a cerrar ambulatorios, ambulancias y servicios hospitalarios pero Ruiz antepuso que "la salud depende de uno mismo" y que "no hay un derecho a la salud, porque esta depende del código genético de la persona, de sus antecedentes familiares y de sus hábitos".

Los sindicatos reprendieron al consejero reclamando que se tratan declaraciones que van en contra de la Constitución dado que esta recoge el derecho a la sanidad pública de los ciudadanos. "La sanidad pública no es un regalo del Estado a nadie, la pagan los ciudadanos con nuestros impuestos", recordó Pajín. Más indignado por las opiniones de Ruiz se ha mostrado también hoy el ex fiscal anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo. "Este señor lo que no merece es estar dentro de un gobierno democrático porque está atacando los cimientos de la democracia", ha señalado el exfiscal.

Recorte "equivocado"

La ministra ha expresado además su rechazo a los recortes de la sanidad que está realizando Cataluña porque en momentos de crisis las administraciones "deben saber elegir dónde deben o no dejar de gastar". No garantizar la sanidad pública, ha señalado, "es estar equivocado".

Pajín ha lamentado los ajustes un día después de que la Generalitat admitiera que pretende consolidar los recortes aplicados también para el año próximo. "Mantendremos los mismos recursos en 2012", ilustró Ruiz para celebrar que no habrá más ajustes, pero se prorrogarán los ya aplicados. Salud mantendrá así una situación que todos los sindicatos del sector consideran insostenible: el ajuste ha forzado a cerrar las urgencias nocturnas en unos 60 ambulatorios, provocado el despido de más de 5.000 empleados eventuales del sector sanitario y obligado a los ocho grandes hospitales de Cataluña a clausurar la mayoría de los servicios durante al menos cinco días, y por último, amenaza con dejar sin media paga extra de Navidad a los cerca de 60.000 empleados del Instituto Catalán de la Salud.

"Otro año así y las consecuencias serán mucho más graves", advirtió ayer un portavoz de UGT. "No recuperar los efectos de los recortes para 2012 es un mal augurio", ha avisado el Sindicato de Médicos.