Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de indignados llenan las calles de las ciudades valencianas

Más de 35.000 personas se han manifestado en el centro de Valencia

Las grandes capitales valencianas se han sumado a la ola de indignación que ha recorrido el planeta de este a oeste, con casi un millar de ciudades con las calles tomadas por los ciudadanos descontentos por la crisis económica mundial y la pasividad de los políticos para tomar las riendas de una economía a merced de los vaivenes de la banca. Más de 50.000 personas han protestado ya entrada la noche en las calles de Valencia, Alicante, Castellón y Elche, indignados por los recortes del sector público que podrían suponer un empeoramiento de los servicios básicos, como la educación, la sanidad o la atención a la dependencia. O indignados por las ayudas a la banca sin que se persiga a los culpables de su derrumbe mientras miles de personas.

En Valencia, la protesta ha reunido a unas 35.000 personas. Cuando la cabeza de la protesta, con pancartas de colectivos como Democracia Real Ya, Movimiento 15-M o Pobreza Zero, llegaba al punto final de la misma, en la plaza del Ayuntamiento, donde arrancaron las concentraciones de indignados del 15-M, la cola de la marcha salía de la misma plaza, por la calle de las Barcas, con más de dos kilómetros de recorrido aún por delante.

En Alicante, los indignados sumaron alrededor de 15.000 personas. En Elche, los convocantes congregaron a unas 2.000 personas y en Castellón se concentraron 1.300, según la Policía.

Los indignados han reclamado que el "cambio global" del 15-O comience en la Comunidad Valenciana con el cese de los recortes públicos en educación y sanidad, y también con medidas que garanticen la transparencia política.

Presidida por el lema Unidos por un cambio global, la plaza del Ayuntamiento de Valencia -rebautizada hace cinco meses como plaza 15-M- ha vuelto a convertirse en el centro neurálgico del movimiento de protesta, donde los indignados han reiterado su rechazo hacia los actuales representantes políticos. Una camioneta ha liderado la marcha con música, que ha puesto a bailar a los indignados en más de una ocasión, y con los mensajes de un animador que ha informando de la participación de las manifestaciones del 15-O a escala mundial.

Entre los manifestantes se ha visto a personas esperanzadas en que se solucionen los problemas de "la gente que está en la calle", dependientes, defensores de la dación de la vivienda para pagar la hipoteca, jubilados e incluso niños que, como Joan (de 11 años), han rapeado sobre la "indignación", informa Efe.

Los indignados han acusado al Gobierno valenciano de tener "una visión política orientada exclusivamente a la apariencia y sin previsión de futuro, que nos ha convertido en un pueblo totalmente endeudado, con unos servicios públicos deficientes". "Ha hundido la cultura, la educación de las futuras generaciones y la calidad de vida de sus habitantes en pro de lo ajeno", han denunciado.