Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJC condena la "incalificable" irrupción de los Mossos en los juzgados de Barcelona

La actuación de los antidisturbios en la Ciudad de la Justicia supone un "absoluto desprecio a los derechos de los ciudadanos"

La entrada de los antidisturbios, sin previo aviso, en la Ciudad de la Justicia ha recibido un durísimo varapalo de los jueces. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha "condenado" esta mañana la decisión "de los mandos policiales" de irrumpir en los juzgados de Barcelona para detener a un grupo de indignados vinculados a los incidentes del Parlament del 15 de junio, que se habían presentado de forma voluntaria ante el juez de guardia.

"El comportamiento de los mandos policiales responsables de esta incalificable operación solo puede entenderse desde el más absoluto desprecio a los derechos individuales de los ciudadanos y el respeto que merecen los tribunales de justicia como garantes de estos derechos; responsabilidades éstas que por su extrema gravedad deben depurarse", reza el contundente comunicado aprobado por la Sala de Gobierno en una reunión extraordinaria.

El TSJC incide en que los mandos policiales no alertaron a la responsable del edificio, la juez decana de Barcelona, Maria Josep Feliu, de la actuación policial. Según la Sala de Gobierno, la Ley de Enjuiciamiento Criminal exige que, antes de desplegar un operativo, se debe "recabar autorización a la juez decana para entrar en el edificio judicial". El acuerdo concluye que la actuación fue "manifiestamente desproporcionada" y que constituyó "un claro abuso en el ejercicio de la fuerza". La detención, prosigue la Sala de Gobierno en una resolución contundente -que amenaza con abrir más la brecha con el Departamento de Interior- fue "absolutamente innecesaria", ya que los indignados se habían entregado. Los hechos ocurrieron el jueves al mediodía.

Nueve indignados se habían presentado de forma voluntaria ante el juez de guardia para mostrar su disposición a declarar ante la Audiencia Nacional, que les imputa un presunto delito contra las instituciones del Estado por el cerco al Parlamento y el acoso a diputados. El juez de guardia informó a la Audiencia Nacional de la presencia de los jóvenes. Antes de que el alto tribunal dijera al juez lo que debía hacer, los Mossos entraron en el edificio judicial.