Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu focaliza sus críticas en la izquierda 'abertzale'

El líder del PNV pide al Gobierno y a los partidos que "arriesguen" para conseguir la paz definitiva durante la celebración del Alderdi Eguna

Mientras Bildu y Aralar han esgrimido esta mañana el valor del Acuerdo de Gernika en su primer aniversario, el PNV ha celebrado en Vitoria su 35º Alderdi Eguna (Día del Partido), que no se ha dudado en resaltar como "el encuentro abertzale más multitudinario". Un guiño para las miles de personas que se han concentrado un año más en las campas alavesas de Foronda y un reconocimiento expreso, a la vez, de la pugna abierta entre las dos grandes sensibilidades del nacionalismo vasco, cuya escenificación ganará peso a medida que se acerquen las generales del 20-N.

La izquierda abertzale ha sido, de hecho, el principal foco de las críticas del presidente peneuvista, Iñigo Urkullu, quien le ha dado la bienvenida a la democracia, pero ha recalcado que llega "34 años tarde" y que no es quién para "dar lecciones desde el primer día". "Ha caducado su revolución y su ruptura. A ETA y la izquierda abertzale este país no le debe nada", ha reiterado, ante una de las mayores salvas de aplausos de la mañana. Reflejo también de que la militancia del PNV ha comenzado a interiorizar, tras las elecciones municipales y forales de mayo, qué fuerza emerge como futuro adversario político.

Frente a la radicalidad abertzale, el líder peneuvista ha contrapuesto la "construcción de una nación" por parte de su partido. "Una nación con sus instituciones propias, sus reglas y procedimiento. También con sus carencias, pero construida con el apoyo del pueblo vasco y sobre el acuerdo político". Durante su intervención, fijada como acto central del Alderdi Eguna, Urkullu ha remachado que para avanzar en el autogobierno es necesario poner la vista en Madrid, porque también en el Congreso "se juega el futuro de Euskadi".

La celebración de esta mañana ha servido como arranque de la precampaña electoral del PNV de cara a las generales. El líder peneuvista ha repasado durante su discurso todos las transferencias y cesiones de una legislatura, marcada por la debilidad del PSOE, en la que "cada día ha llegado hasta Euskadi un millón de euros procedentes de Madrid". Por eso ha fijado el reto de mantener una sólida representación en el Congreso, para "viajar con la maleta y volver a casa con las manos repletas".

El otro eje conductor de su discurso ha sido la apuesta por la paz. En este sentido, ha instado a PSOE, PP y a la izquierda abertzale a tomar riesgos y dejar a un lado los "cálculos electorales". La crítica al conjunto de rivales políticos ha sido una de las más agradecidas por los miles de afiliados que, aprovechando la soleada mañana, se han desplazado hasta Foronda. Sobre todo, desde Bizkaia. Al mediodía, con el acto central de la jornada ya comenzado, la carretera de incorporación a las campas sumaba todavía dos kilómetros de retenciones.