Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los actos de incivismo en los Ferrocarrils cuestan dos millones al año

El 78% de los pasajeros que cometen infracciones o delitos están identificados por las cámaras

Los actos de incivismo en los trenes de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) cuestan unos dos millones de euros al año en gastos de reparaciones y en fraudes, según ha dado a conocer hoy el presidente de esta empresa de transportes, Enric Ticó.

En la primera jornada sobre conductas incívicas en el ámbito del transporte ferroviario, que se celebra hoy en Barcelona, Ticó ha indicado que el 78% de los pasajeros que cometen infracciones o delitos están identificados gracias a las 1.500 cámaras que están repartidas por todas las líneas. Según datos facilitados por FGC, los incidentes registrados en los primeros ocho meses de este 2011 se elevan a 371, mientras en todo 2010 la cifra fue de 496 incidentes.

El número de incidentes se ha disparado en los dos últimos años, ya que en 2009 apenas se produjeron 384 y en 2008 la cifra se situó en 269. Ticó ha considerado que la colaboración entre los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona "es un ejemplo a seguir", por lo que se pedirá a otras policías locales que participen igualmente en la vigilancia de estaciones de FGC.

No obstante, los datos de FGC indican que el fraude ha bajado progresivamente en los últimos años y la "clave" ha sido la implantación de la validación en la salida de las estaciones con más volumen de viajeros y más conflictivas. Actualmente, la empresa calcula que se ejerce control sobre el 85 % de los viajeros de las líneas metropolitanas, del total de 80 millones de viajeros anuales en toda la red de Ferrocarrils.

El mayor número de actos vandálicos, como grafitis o robo de cable, registrados en lo que llevamos de año, 94, se ha producido en la línea de Llobregat-Anoia, por 51 en la de Barcelona-Vallès y 145 en las líneas metropolitanas. Por lo que se refiere a robos y hurtos, 113 se han denunciado en las líneas del área metropolitana, 79 en la Barcelona-Vallès y 34 en la de Llobregat-Anoia, mientras que los apedreamientos a vagones han sido 38, 22 y 17, respectivamente, según los datos de FGC.