Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ahorro y mucha ideología en las urbes

Los alcaldes populares, asfixiados por las deudas, se estrenan con recortes. Conde Roa veta actos "culturetas" y Negreira devuelve honores a Millán-Astray

Nunca en la historia de la autonomía había acumulado el PP semejante poder en la provincia de A Coruña. A lomos de la crisis llegaron a la alcaldía Carlos Negreira en A Coruña, Gerardo Conde Roa en Santiago y José Manuel Rey en Ferrol. Y ese contexto económico que utilizaron para labrar su discurso electoral lo sufren ahora ambos en el poder. Han asumido que en estos tiempos la tijera está para recortar partidas, no cintas de inauguraciones. Sus primeros dos meses han sido de ahorro pero también de medidas con mucha ideología. Conservadora.

En A Coruña, Negreira aparca de momento sus promesas estrella, el controvertido proyecto de suprimir el carril bus en las estrechas calles del centro, o de vender cinco de los seis coches oficiales. Su estreno le obligó a afrontar peliagudas herencias urbanísticas, como la orden judicial de derribo de uno de los edificios más grandes de la ciudad, el Conde de Fenosa. Y paralizó el inicio de la construcción del llamado parque ofimatico, un polígono de 2.420 viviendas (la mitad de protección oficial) proyectado por la Xunta que acumula 17 años de retraso.

El gobierno de Negreira asegura que la suspensión es imprescindible y temporal para "arreglar los trámites que den seguridad jurídica a promotores y cooperativistas" y realojar a los vecinos que aún residen en estas parcelas. Diferentes sentencias han determinado además la reversión de los terrenos a sus propietarios, lo que obligará a la Xunta a desembolsar indemnizaciones millonarias. Cara resultará también la factura que el Ayuntamiento puede verse abocado a pagar por proyectos de urbanización ideados por el exalcalde socialista Francisco Vázquez y cuestionados o directamente anulados por los tribunales, como el de Someso u otro previsto en el entorno de la Torre de Hércules. A Negreira se le atraganta ahora la herencia de Vázquez que él mismo glosó en campaña. El estado de las cuentas, los supuestos "agujeros" que denuncia y un fuerte enfrentamiento con la oposición protagoniza el inicio de su mandato. No hay día en que Negreira o su equipo no se quejen de la deuda del Ayuntamiento, que cifran en 75 millones de euros. "Es el doble que la deuda viva de Vigo", denuncia el alcalde, aunque obvia destacar que es una de las más bajas de España por número de habitantes. Y está a años luz de la de Gallardón a quien tomó como modelo.

El inacabado proceso de supresión de la simbología franquista le llevó a acatar sin más la sentencia que obliga a devolver al general golpista Millán-Astray el título de hijo predilecto que le otorgó el Ayuntamiento en 1922, en su calidad de fundador de la Legión. La renuncia de Negreira, que llegó a defender la figura del militar franquista como "coruñés de pro", provoca una viva polémica, máximo cuando el propio fallo judicial reconoce y avala la potestad del Ayuntamiento para revocar ese título.

Antes de sentarse en el sillón de la alcaldía, Gerardo Conde Roa también prometió reducir en un tercio el gasto de asesores y dedicaciones exclusivas en Santiago. Su discurso de toma de posesión anunció que el sueldo de alcalde dependería de objetivos ?todavía hoy desconocidos?. Si la ciudad no los cumpía (tampoco explicó quién y cómo fiscalizaría el proceso) cobraría un 3% menos. Su constante llanto sobre las cuentas no le impidió presentar una candidatura a todo trapo para organizar una semifinal de la Copa Davis en la Cidade da Cultura que finalmente acogerá Córdoba. El Día de Galicia se presentó en la Ofrenda al Apostol con el traje típico gallego. Pretende compatibilizar ese atuendo en las grandes fechas con su discurso monolingüe en castellano el resto del año.

Como el mes de agosto es habitualmente inhábil, el nuevo Gobierno ha ensayado un borrador de presupuesto para 2012 del que suprime gastos sin justificación ?hasta 15.000 euros? que tenían los concejales e intenta ahorrar en la factura de luz y agua. A la espera de aprobar el de verdad, el anuncio le ha reportado un puñado de titulares.

Dentro de sus recortes irán también parte de los 45 centros sociales de los barrios y "algunas actividades de orden llamado cultural o cultureta por parte de Bloque y PSOE", según se encargó de recordar. La tijera llegará a futuras ediciones del Festival dos Abrazos que, este verano sí se celebró pese a las dudas iniciales. El Fórum Gastronómico, un evento que reune a cocineros de talla mundial, lo gestionará directamente y no a través del instituto público de turismo.

Su Gobierno también pedirá un crédito de unos cuatro millones de euros para pagar a proveedores a los que Santiago adeuda unos 15. La nula capacidad de endeudamiento de Santiago, que tiene que devolver 66 millones a los bancos, le llevó a anunciar que recurrirán a la financiación privada para mantener inversiones, como también hace Feijóo en la Xunta.

Estos dos meses han dado también para que Conde Roa destituyese a la directora gerente de la empresa pública de vivienda y desconfiase en público de su gestión. Para contrarrestar la creciente sensación de inseguridad tras una ola de robos, fichó a una guardia civil, María del Mar Hinojosa Izquierdo, que se encargaba del dispositivo del aeropuerto de Lavacolla. Será la coordinadora de policía local, bomberos y Protección Civil.

Rey se recorta a sí mismo en Ferrol

Como sus compañeros, José Manuel Rey Varela, se aupó a la alcaldía de Ferrol con la austeridad por bandera. En campaña prometió casi a diario que se congelaría el sueldo, prescindiría de asesores y reduciría al máximo los gastos del consistorio sin recortar gasto social.

En los primeros 75 días de aplastante mayoría absoluta está cumpliendo. Fijó su sueldo en 44.234 euros brutos anuales (poco menos de lo que cobró su antecesor, el socialista Vicente Irisarri, en los últimos años). Recortó un tercio las dedicaciones exclusivas y redujo a la mitad sus asesores con respecto al bipartito PSdeG-Izquierda Unida en 2008, que tenía a diez en nómina.

Rey Varela ha ajustado su salarios y el de sus colaboradores, pero permite a su jefe de gabinete cobrar 4.675 euros anuales más que el propio regidor. Con estos tijeretazos presume de habe ahorrado 154.000 euros anuales para "reforzar el gasto social".

El alcalde, que vive en el centro a pocos metros del ayuntamiento, ha manifestado que restringirá en lo posible el uso del coche oficial, un Peugot 607 que había adquirido su mentor político, el exalcalde Juan Juncal. Sus ediles tienen orden de paralizar compras y tampoco podrán hacer ningún desembolso extraordinario hasta cerrar el año "siempre que no recorten servicios públicos". Las fiestas de agosto están sien espartanas, 200.000 euros para costear un musical, dos conciertos y los tradicionales fuegos de San Ramón.

Más información