Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tres menores fallecidos en un centro para discapacitados fueron asfixiados con bolsas en la cabeza

Los niños, de 3, 9 y 14 años, han muerto en Boecillo (Valladolid), y su cuidadora ha sido detenida.- Los investigadores creen que podría tratarse de un "homicidio compasivo"

Tres menores de 3, 9 y 14 años han fallecido hoy por asfixia, al haberles colocado una bolsa en la cabeza a cada uno, en un centro de acogida de menores discapacitados motrices de Boecillo, cerca de Valladolid. Se trata de dos niños españoles, D. G. C., nacido en Salamanca, y M. A. S. C, en Burgos, y uno guineano, D.E.Q., de Malabo (Guinea Ecuatorial). Una monitora ha sido detenida como presunta autora de las muertes de todos los inquilinos que albergaba el centro, según han indicado fuentes policiales. La supuesta autora del triple homicidio, natural de Montevideo (Uruguay) y de 55 años, ha sido ingresada en un centro hospitalario con heridas de arma blanca en la cabeza y las muñecas y permanece bajo custodia policial.

"Son actos que solo pueden obedecer a la locura", ha señalado el presidente de la ONG que gestiona el centro de acogida

El suceso ha ocurrido hacia las 9.05 en un centro de acogida gestionado por la ONG Mensajeros de la Paz, situado en la calle Almendro. Los agentes de la Guardia Civil han acudido tras recibir una llamada de emergencias 112 sobre un intento de suicidio. La monitora, Gabriela Lilian B. H., que cuidaba durante las noches a los niños, fue hallada inconsciente cuando llegaron otras cuidadoras, según fuentes cercanas al centro de acogida, y fue trasladada en UVI móvil al Hospital Clínico de Valladolid. Los investigadores creen que pudiera tratarse de un "homicidio compasivo", sin descartar otras hipótesis.

El alcalde de Boecillo, Pedro Luis Díez Ortega, ha convocado hoy una reunión urgente de la corporación municipal en la que se ha decidido celebrar mañana un pleno extraordinario para declarar tres días de luto. A las 12.30 tendrá lugar una concentración silenciosa en el centro del municipio.

Las primeras hipótesis apuntan a que la monitora habría intentado suicidarse tras cometer el triple homicidio. Agentes de la Guardia Civil la mantienen bajo custodia policial. El juez ha decretado el secreto de sumario. Las otras cuidadoras que dieron la alerta han necesitado atención psicológica.

Los menores, tutelados por la Junta de Castilla y León y con discapacidad de grado medio, "habrían muerto por asfixia" y la homicida habría actuado con sus propias manos, según ha indicado el subdelegado del Gobierno, Cecilio Vadillo, en una rueda de prensa junto a la consejera de Familia, Milagros Marcos, y el padre Ángel, presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, que gestionaba el centro tutelado por el Gobierno autonómico. En el centro solo había tres menores aunque cuenta con capacidad para seis, según ha indicado el padre Ángel. "Son actos que solo pueden obedecer a la locura", ha señalado el presidente de la ONG, que se ha mostrado consternado.

Las instalaciones en las que fueron encontrados los cadáveres están destinadas a niños que sufren discapacidad. En concreto, los tres fallecidos presentaban movilidad reducida entre el 78 y el 90%, como ha explicado el subdelegado del Gobierno. La cuidadora trabajaba en el centro desde hace seis años, tenía contrato indefinido y no había constancia de ningún problema, según ha señalado la consejera.