Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento cierra la discoteca en la que se originaron los disturbios en Lloret de Mar

El Consistorio alega problemas en el sistema eléctrico del local

El primer local afectado por las inspecciones previstas por el Ayuntamiento de Lloret de Mar tras los altercados violentos ocurridos la pasada madrugada entre turistas y policía no se ha hecho esperar. El consistorio ha decidido cerrar de manera provisional la discoteca Colossos hasta que se resuelvan los problemas eléctricos que desataron una batalla campal, que acabó con 20 detenidos.

El Ayuntamiento de Lloret de Mar ha asegurado a través de un comunicado que la Megadiscoteca Colossos podrá abrir "cuando haya solventado sus deficiencias técnicas".

El caos se originó cuando alrededor de las dos de la madrugada la discoteca registró un fallo en el fluido eléctrico que dejó sin aire acondicionado a las cerca de 1.800 personas que esperaban la actuación del músico holandés dj Tiesto. "Al principio solo se encendieron algunas luces de emergencia. Estaba todo oscuro y nos moríamos de calor", relató a este diario Tania Lucchini, italiana de 23 años, a la salida del local.

El calor en el recinto empezó a alterar los nervios de los jóvenes, la mayoría turistas, y a provocar algunas lipotimias. Ante la delicada situación se abrieron las puertas de emergencia para que la gente pudiera salir. Fuera, muchos otros jóvenes aguardaban poder acceder a la discoteca cuya entrada estaba custodiada por la policía, que impedía el acceso ya que el local estaba lleno. La salida de los que estaban dentro y el deseo de los que fuera por penentrar acabó provocando enfrentamientos entre los jóvenes.

La intervención de los agentes de la Brigada Móvil (Brimo) y el Área de Recursos Operativos (Arro) de los Mossos d'Esquadra, además de los de seguridad ciudadana y la Policía Local de Lloret de Mar desembocó en una batalla campal entre turistas y fuerzas del orden público, convirtiéndoles en la diana de los jóvenes que les lanzaron botellas y todo tipo de objetos además de prender fuego a papeles y contenedores y romper cristales. Los altercados se saldaron con 20 detenidos, y 22 heridos leves, nueve de ellos Mossos d'Esquadra.