Muere una mujer apuñalada en Alcorcón

La Policía investiga las causas y se barajan las hipótesis de violencia de género y robo.- La víctima, vinculada al mundo de la noche, no tenía órdenes de alejamiento ni precedentes de malos tratos

Una mujer ha sido hallada muerta en su vivienda de la localidad madrileña de Alcorcón. Se trata de Sabrina O. A., tenía 29 años y era de nacionalidad brasileña. El cuerpo lo ha encontrado la mujer de la limpieza cuando ha entrado a las nueve de la mañana en la vivienda de la mujer, situada en el número 70 de la calle Fuentecisneros, en las afueras del municipio y muy cerca de Móstoles. La víctima estaba tirada en la entrada del piso y presentaba varias puñaladas.

La limpiadora ha avisado de lo sucedido al portero de la finca y este ha llamado a la policía. A su llegada, el Summa 112 ha confirmado que se trata de una muerte violenta. No había posibilidad alguna de reanimación, por lo que han certificado el fallecimiento.

El caso lo investiga el grupo V de homicidios, que no descarta ninguna hipótesis hasta comprobar si se trata de violencia de género o robo. Según las primeras investigaciones, Sabrina estaba vinculada al mundo de la noche, tenía un altísimo poder adquisitivo y llevaba un tren de vida desorbitado.

Los agentes tratan de determinar si la mujer tenía pareja. Al respecto, unos vecinos han asegurado a Europa Press que está casada con un español y que su pareja se encuentra en prisión por un delito de tráfico de drogas, aunque apuntan que a veces "salía de permiso". Fuentes municipales han apuntado que no contaba con ninguna orden de alejamiento ni tenía precedentes por violencia de género, por lo que no estaba siendo protegida por la Policía Local.

Otro dato revelado por los vecinos es que durante el fin de semana vieron sangre en el ascensor pero no le dieron importancia porque en la finca hay muchos perros. Además de recocer estos indicios, los agentes se han llevado el coche de la mujer, que también presenta restos de sangre, a los laboratorios para analizar huellas, ADN... A las 12.45, los agentes han entrado con reveladores en la vivienda también con el fin de buscar huellas.

En el momento del hallazgo del cadáver no había nadie más en la vivienda y los vecinos en principio no han oído nada extraño. La mujer vivía en el barrio residencial de Fuentecisneros desde al menos junio de 2008, momento en el que se inscribió en el padrón municipal. Según los vecinos, vivía sola con cuatro perros. Estos la definen como "reservada". "No hablaba de su vida privada cuando paseaba a los perros", ha señalado un vecino.

Los servicios funerarios, cámaras y curiosos, ante el lugar del crimen, en el número 70 de la calle Fuentecisneros.
Los servicios funerarios, cámaras y curiosos, ante el lugar del crimen, en el número 70 de la calle Fuentecisneros.F. J. B.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción