Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi toquetea al rey Juan Carlos

El primer ministro rompe el protocolo con el monarca durante los festejos de la República

Secuencia de imágenes donde se aprecia el gesto fuera de protocolo de Berlusconi con el rey Juan Carlos.
Secuencia de imágenes donde se aprecia el gesto fuera de protocolo de Berlusconi con el rey Juan Carlos. REUTERS (TONY GENTILE)

El rey Juan Carlos nació en Roma y es un amigo histórico de Italia. Invitado por el presidente de la República, Giorgio Napolitano, y por el Gobierno, el Rey ha asistido hoy junto a otros 40 jefes de Estado y de Gobierno al desfile militar que conmemora el 65º aniversario de la República italiana en el año del 150 aniversario de la unidad del país. Napolitano le ha concedido el lugar de honor en la tribuna de los Foros Imperiales. Todo ha ido bien hasta que el primer ministro, Silvio Berlusconi, se ha levantado de su asiento, se ha acercado hasta el lugar donde estaba sentado el Rey, y tocándole el brazo con cierta insistencia (cosa que según el protocolo debe ser evitada), se ha puesto a decirle algo al oído.

Según Il Corriere della Sera, Berlusconi sabía que el Rey debe ser operado de la rodilla y le habría preguntado por su estado de salud; la secuencia de imágenes de la web de La Repubblica muestra que el Rey no parece sentirse muy cómodo con el pequeño asalto del Cavaliere. Una mano algo tensa, una sonrisa de circunstancias... Cuando Berlusconi vuelve a su asiento, cruza una mirada peculiar con Giorgio Napolitano. Luego, el presidente de La República ha reprendido en silencio a Berlusconi por haber tocado el brazo real, haciendo gestos ostensibles. Minutos más tarde el primer ministro ha vuelto a acercarse al monarca español, quizá para pedirle disculpas. Esta vez sin tocar.

Las redes italianas ironizan ya sobre el pequeño incidente interpretando que el Rey se habría enfadado con Berlusconi y que está empezando "la revolución de los mandatarios mundiales contra" el primer ministro.

La escena ha recordado a la protagonizada hace unos días por Berlusconi en el G-8 de Deauville, cuando se acercó a Barack Obama para contarle que en Italia "hay una dictadura de los jueces comunistas". Hace unos meses, durante el G20 de Londres, Berlusconi también llamó la atención de la reina Isabel cuando empezó a llamar a voces a Obama. La reina, tirando de flema, comentó: "¿Realmente hay necesidad de hablar tan alto?".

Algunos medios italianos han hablado de la enésima gaffe (metedura de pata) del líder del Pueblo de la Libertad, aunque fuentes diplomáticas españolas han afirmado que la visita de don Juan Carlos "ha ido muy bien", y han hecho saber que el Rey "ha charlado reiteradamente con Napolitano y con Berlusconi, básicamente de asuntos militares, de las misiones compartidas por Italia y España en el marco de Naciones Unidas (Afganistán, Líbano, Libia, etcétera), así como de algún detalle particular, como el cuartel de la OTAN de Nápoles, donde también están destinados militares españoles".

La nota de la embajada española añade que se han tocado "las relaciones culturales, el creciente número de Erasmus tanto en Italia como España, destinos favoritos de ambos países, y el crecimiento exponencial del interés por la cultura española en Italia, como se aprecia por las solicitudes de estudios en los cuatro Institutos Cervantes italianos".

Así mismo, el Rey ha mantenido conversaciones y saludos con buena parte de la delegación internacional, y, en especial, con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon; la presidenta irlandesa, Mary McAleese; el presidente de Chile, Sebastián Piñera Echenique, y el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Fassi Fihri.