Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre acusa a la izquierda de intentar "manipular" al movimiento 15-M contra el PP

La candidata del PP a la Comunidad de Madrid se pregunta "por qué" están frente a la sede del Gobierno regional y no ante La Moncloa, donde están "los responsables de los cinco millones de parados"

Tras tildarles hace dos días de "antisistema" y recomendarles que se presentaran a las elecciones en una entrevista digital en EL PAÍS, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha asegurado esta mañana que comprende a los jóvenes acampados en la Puerta del Sol. Para la candidata a la reelección, forman un grupo "muy heterogéneo" que a su juicio tiene motivos "muy justificados" para expresar su indignación "con lo que está pasando". A renglón seguido, ha expresado su temor a que la izquierda trate de "manipular este movimiento contra el PP" y les ha recomendado que expresen su indignación votando en las urnas contra el PSOE.

La acampada ha conseguido desplazar a un segundo plano el discurso de campaña a sólo cinco días de las elecciones locales y autonómicas del próximo domingo. Frente a un PP que pone el acento en condenar la violencia y que agita el fantasma de la manipulación, tanto los socialistas como IU han hecho un guiño a los concentrados y han intentado capitalizar el descontento, más cercano a priori a sus postulados que a los de la derecha. En el ámbito madrileño, Tomás Gómez llamó ayer a la rebeldía de los jóvenes y se identificó con ella y Gregorio Gordo pidió la dimisión de la delegada del Gobierno por el desalojo. Sin embargo, los acampados niegan una y otra vez cualquier vinculación política y el principal blanco de sus críticas son los partidos mayoritarios sin excepción, a los que culpan de contribuir a la crisis y de no permitir la democracia real.

"Gómez envió a un sicario"

En este sentido, Aguirre ha criticado que, "según parece", Gómez envió ayer a Sol "un sicario, un delegado suyo a preguntar a los que estaban allí si querían que les visitase" y que, algunos medios "recogen hoy que los manifestantes no mostraron un gran entusiasmo" ante la propuesta. Un portavoz de los concentrados aseguró ayer a EL PAÍS que el candidato socialista había telefoneado minutos antes a un miembro de las plataformas convocantes para sondear cómo sería recibida su presencia. Sin embargo, un portavoz del PSM negó a este periódico que Gómez o algún miembro de su entorno se haya puesto en contacto con los concentrados.

Aguirre, que suele anotarse las cifras de desempleo cuando son favorables a Madrid, se ha preguntado "por qué" los manifestantes llevan acampados desde el domingo frente a la sede del Gobierno regional y no lo han hecho ante el Palacio de Moncloa, donde están "los responsables de los cinco millones de parados" que hay en España. Después de presidir el Comité de Dirección del PP de Madrid, ha manifestado que "cualquiera con dos dedos de frente puede comprobar, sin duda" que esta protesta "está creciendo" y que no le cabe duda de que detrás de esta protesta de "ciudadanos verdaderamente descorazonados" existen "muchas organizaciones de la izquierda radical" que tratarán de "manipular el descontento contra el PP".

Para la candidata, "la base de toda esta indignación" demostrada por el grupo "heterogéneo" de acampados en la Puerta del Sol es "el 44% de desempleo juvenil". Unas reivindicaciones que para Aguirre son "muy justificadas" y hacen que "la inmensa mayoría de los españoles -quitando los que están en la Moncloa- se sientan indignados", ha aseverado. A esta mayoría de ciudadanos ha recordado que cuando el PP gobernaba en España consiguió "cinco millones de empleos, más que Reino Unido, Alemania, Francia e Italia juntos y sumados", los mismos, ha añadido, que se han perdido ahora con el PSOE. Además, les ha dicho que "la democracia se caracteriza justamente porque a los gobiernos que indignan a los ciudadanos se les quita poder pacíficamente, votando en las urnas" y ha agregado que el próximo domingo tienen la oportunidad de hacerlo. A los ciudadanos "indignados" les ha enumerado también las "oportunidades" que Madrid ofrece en materia de empleo, transporte, sanidad y la "mejora vertiginosa" que ha tenido de la educación en esta Comunidad "con la enseñanza pública bilingüe".

En este punto ha comentado bromeando que uno de los carteles "más graves" que le han "colocado" frente a sus ventanas de la Puerta del Sol está escrito en inglés (Esperanza, we hate you) y que gracias a la enseñanza bilingüe, ahora hay más madrileños que entienden lo que significa (Esperanza, te odiamos). La presidenta ha subrayado que la responsabilidad de orden público de lo que está sucediendo en Sol corresponde a Interior, "y por delegación suya, a la delegada del Gobierno en Madrid", Dolores Carrión, y se ha mostrado segura de que Alfredo Pérez Rubalcaba "tiene en cuenta" que existen antisistemas entre los concentrados porque "de esto sabe mucho". Según Aguirre, la manifestación que se celebró en Madrid el domingo 15 de mayo transcurrió "superpacíficamente" hasta que al final un grupo antisistema "se apoderó" de ella y acabaron por quemar y volcar contenedores, como ha dicho que sucedió cerca de su casa -Aguirre vive en un palacete en el centro-.

La opinión de los demás candidatos

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha vuelto a enfocar la protesta desde un punto de vista meramente de orden público y ha llamado de nuevo a los jóvenes a "reflexionar sobre hasta qué punto una rebeldía que tiene una justificación en su argumentación queda absolutamente desautorizada desde el momento en que se practica la violencia". Por su parte Tomás Gómez ha querido recordar esta mañana a quienes piden más y mejor democracia que él es fruto de "unas primarias", que es" democracia interna de los partidos", ha subrayado. "Si no hubiese política y los escaños estuviesen vacíos, si no hubiese gobiernos, ¿el mundo no tendría gobiernos? Sí, pero no estarían en la política estarían en los poderes económicos", ha añadido el líder de los socialistas madrileños, que les ha pedido que no voten en blanco porque "eso no es democracia real, es que otros decidan por ti". "Yo les digo a los jóvenes que tomen opción política, la que sea", ha añadido.

El candidato del PSM a la alcaldía de la capital, Jaime Lissavetzky, ha abogado en un chat en EL PAÍS por una "reinvención de los partidos políticos" para acercarse más a la ciudadanía. "Tenemos que hacer una reflexión todos para que haya más democracia. Willy Brandt dijo que no había que tener miedo a más democracia y, como la nuestra está basada en partidos políticos, hay que hacer un esfuerzo incluso más intenso que el que estamos haciendo", ha explicado.

Gregorio Gordo ha asegurado que "traducir en términos electorales esta movilización queda en un segundo plano". A su juicio, los que "se pongan nerviosos" y crean "que estos problemas se arreglan mandando a la policía", se estarán "equivocando una vez más". "IU no lo evalúa en términos electorales sino en términos sociales y en la necesidad de rebelarse ante los recortes", ha agregado, para subrayar que "esa rebeldía" también puede canalizarse el domingo "votando a Izquierda Unida" ya que es el partido que presenta una "alternativa social a la crisis". El aspirante de la coalición de izquierdas a la alcaldía de Madrid, Ángel Pérez, ha legitimado el movimiento fruto del "hartazgo social y saturación de la paciencia de la gente".