Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Aguirre reconoce que en sus listas hay imputados pero "por tonterías"

La presidenta de Madrid asegura que, si es reelegida el 22-M, va a seguir "recortando" en todo aquello que "no es estrictamente imprescindible"

La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha reconocido que en las listas con las que su formación se presenta el 22-M en Madrid hay imputados pero ha restado importancia a este hecho al agregar, a renglón seguido, que lo están por "tonterías" y no por "enriquecerse". En una entrevista matutina en Antena 3, Aguirre ha admitido que "no es verdad" que en sus listas no haya imputados. De hecho, hay una docena. "En mis listas hay gente que está imputada pero por tonterías, no por acusaciones", ha señalado la presidenta madrileña tras la polémica surgida al alardear de haber hecho limpia de Gürtel en la presentación de sus candidatos, unas palabras interpretadas por muchos como un toque de atención a su partido con respecto a Valencia.

"No presumí de no tener imputados", ha negado Aguirre, que ha recordado que hace dos semanas, cuando presentó la lista con los candidatos a las alcaldías, lo que hizo "fue pedir disculpas a los ciudadanos pertenecientes a municipios donde ha habido alcaldes que han tenido que dimitir como consecuencia de una imputación en el caso Gürtel". Sin embargo, esto no quiere decir que no les conceda "la presunción de inocencia en lo penal", a los imputados del PP y a los de otros partidos, ha precisado, y ha insistido en su tesis de que cuando un juez entiende o hay sospecha de que alguien ha utilizado su cargo para enriquecerse, "hay que exigirle responsabilidad política". "Por esa razón, nada menos que nueve personas en Madrid han dimitido, han sido cesadas".

"Tonterías" que cuestan 12 millones

Entre los imputados que el PP de Madrid lleva en sus listas se encuentra el el alcalde de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa, imputado por malversación de fondos, prevaricación y negociaciones prohibidas a funcionarios, o el de Villanueva de la Cañada, Luis Partida, por tráfico de influencias y negociaciones prohibidas a funcionarios en el caso Porto, por el que dimitió la legislatura pasada el anterior director de Urbanismo, Enrique Porto, informa Soledad Alcaide. Además, en la propia candidatura de Aguirre figura en el 37 -un puesto de salida- un concejal del Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, que está imputado en una pieza del caso Guateque, la concesión de una licencia ilegal a la tienda de muebles de lujo Becara. Si el edil resulta elegido, se convertirá en aforado y su causa pasará al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, lo que ralentizaría el proceso.

El PSOE de Alcobendas ha reaccionado recordándole a Aguirre que las "tonterías" que llevaron a la imputación de García de Vinuesa han costado 12 millones de euros a los vecinos. Por ello, han hecho pública su "indignación" y han considerado "una falta de respeto a los ciudadanos y un descrédito democrático incluir en las listas electorales candidatos imputados por malversación, prevaricación y prácticas prohibidas a funcionarios y, aún más grave y preocupante, conocer que una imputación por consentir la pérdida de 12 millones de euros al Ayuntamiento es una tontería para Aguirre".

En la entrevista, la presidenta madrileña ha dicho además que la exigencia de responsabilidades políticas vale para todas las comunidades pero ha matizado que no todas las imputaciones son iguales. "La imputación ahora puede ser una garantía procesal para que uno vaya a declarar con abogado y hay alcaldes que les imputan porque rompieron una cerradura para entrar en una obra, cualquier cosa que no tiene que ver con su provecho personal", ha insistido. Aguirre ha subrayado que el problema de los imputados se solucionaría "con el cambio del sistema electoral" para que, en lugar del sistema proporcional, fuese mayoritario. "Eso no quiere decir que no fueran imputados, pero es que he visto a alcaldes imputados por romper el precinto de una obra que era imprescindible para su pueblo, entonces la gente entraría a fondo para ver por qué la persona que se presenta tiene esa imputación", ha explicado.

Según Aguirre, cuando afirmó que en sus listas no hay imputados de Gürtel no pretendía "ni mucho menos" afear una conducta de Mariano Rajoy y ha contestado con un rotundo "si" cuando ha sido preguntada si se sentía "querida y apoyada" por el presidente del PP. Impaciente porque no salía el nombre de Francisco Camps tras haber negado ayer que le hubiera lanzado un dardo a cuenta de Gürtel, Aguirre ha llegado a pedírselo a la entrevistadora, Susana Griso: "Pregúnteme por Valencia". Al respecto, ha señalado que si ella le hubiera pasado con los trajes lo que le ocurrió al presidente de la Comunidad Valenciana, hubiera buscado las facturas, los hubiera pagado "y ya está", dado el "follón" montado, pero "cada uno es cada uno".

En cuanto a la política regional, ha asegurado que, si es reelegida, va a "seguir recortando" hasta que no vuelvan los "tiempos de bonanza" y lo hará en todo aquello que "no es estrictamente imprescindible", por lo que ha criticado que el PSM proponga en su programa crear más organismos públicos. "Hemos recortado altos cargos, consejerías, los coches oficiales, los sueldos y el personal de confianza y, por imperativo legal, el 5% a todos los funcionarios", ha explicado Aguirre, para recordar que han muerto 89 organismos consultivos y comisiones. Y ha vuelto a decir que le parece "muy, muy, muy machista" el cartel de Adiós condesa colgado por adversario, el socialista Tomás Gómez, al que ha reprochado que no la critique por lo que hace sino por "la condición" de su marido, que ostenta ese título. ¿Es que yo no tengo personalidad", se ha preguntado.