Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos se niega a identificar a los policías a los que llamó "camarilla dedicada a crear pruebas"

El presidente del Foro Asturias acude a declarar tras la amenaza de detención del juez.- El exministro del PP dice que con su ausencia ayer no quiso "faltar al respeto" a la autoridad judicial

El exvicepresidente del Gobierno y exdirigente del PP Francisco Álvarez Cascos ha llegado a las 10.20, con media hora de retraso, al Juzgado de Instrucción de Madrid que le había citado a declarar como imputado por un delito de injurias a la policía, después de que ayer no atendiera el requerimiento judicial y de que el juez le amenazara con detenerle.

Cascos, que ha acudido a los Juzgados de Plaza de Castilla de Madrid acompañado de su abogado, Juan Ramón Montero, no ha querido hacer declaraciones ni a la entrada ni a la salida de las dependencias judiciales. Durante la hora que ha durado su declaración, el exdirigente popular ha contestado a todas las preguntas formuladas por el instructor, Santiago Torres, y por la fiscal, María Pilar Sánchez Roldán.

El exdirigente del PP no acudió al juzgado que lo investiga por injurias a la policía

Durante su declaración, el presidente del Foro Asturias se ha negado a identificar a los agentes que investigaron el caso Gürtel, a los que ha acusado de formar "una camarilla de la Policía Judicial dedicada a preconstituir pruebas", y ha asegurado que "no se refería a nadie en concreto", según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El exministro de Fomento ha alegado que sus acusaciones se dirigían contra un "grupo de agentes que seguían dictados políticos" aunque no ha aportado ningún nombre porque, según ha argumentado, no se refería a "nadie en particular" y, además, ha dicho, no los conoce.

Respecto a su incomparecencia de ayer ha asegurado que no fue intencionada y ha apostillado que lleva "30 años dedicado a la función pública", que respeta el Estado de derecho y que "está a disposición del juzgado". Cascos ha declinado hacer declaraciones antes y después de su declaración. "Quiero ser amable, no voy a hacer declaraciones". El juez Torres seguirá investigando a Cascos por presuntas injurias a la Policía, han señalado fuentes jurídicas.

La estrategia del plantón

El ex secretario general del PP y ahora candidato del Foro Asturias a la presidencia del Principado eligió ayer la estrategia del plantón en la causa por injurias que sigue contra él el Juzgado de Instrucción 32 de Madrid por llamar a los agentes que investigan el caso Gürtel "camarilla de la policía judicial" y acusarles de "preconstituir pruebas falsas" contra él. El titular del juzgado, Santiago Torres, tras conocer que no comparecería, lo citó para hoy con la advertencia de que, de no acudir, podría ser detenido.

Cascos, que debía declarar como imputado, no se presentó, pero mandó a su abogado, José Ramón Montero, el letrado del PP, partido al que el ex número dos de esa formación ya no pertenece. Montero presentó en el juzgado un escrito en el que solicitaba que el juez Torres desviara el caso al Juzgado de Instrucción número 44, que investiga una denuncia del propio Cascos por considerar que unas filtraciones sobre el caso Gürtel atentaban contra su derecho al honor.

Esas informaciones relataban que la Fiscalía Anticorrupción investigaba si la trama le había pagado un viaje a Lanzarote. "Estos hechos viene conociéndolos el Juzgado 44 desde 2009", aseguró Montero. "Los mismos hechos no pueden ser conocidos por distintos órganos judiciales", añadió el letrado, que justificó que actuara como defensor del ex secretario general del PP, a pesar de que ahora esté fuera del partido, porque fue Montero quien se encargó de presentar la denuncia por esas noticias.

Sin conexión

El juez Torres no comparte esta tesis y considera que los delitos que se investigan en los dos procedimientos son distintos y no tienen conexión, por lo que podrían acumularse en la misma causa.

En la misma línea, el letrado se quejó de que la primera noticia del caso que ha tenido Cascos fue la notificación en persona que le entregó la policía el pasado viernes a la salida de un mitin electoral y se mostró sorprendido de que no le fuera enviada a su casa. En marzo la Audiencia de Madrid estimó el recurso de la fiscalía y de la asociación de juristas Preeminencia de Derecho contra el archivo de la denuncia por las presuntas injurias de Cascos a la policía.

Pero al juez Torres no le ha sentado nada bien la actitud del exministro de Fomento de José María Aznar. Ayer mismo volvió a citarlo para hoy con la advertencia de que una nueva incomparecencia podría conllevar una orden de detención. Para el magistrado, el tener un acto electoral en Asturias no es motivo suficiente para desatender una citación. Y así se lo ha hecho saber.