Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Thyssen inaugura su museo de Málaga

A la cita asistieron, entre otros, Antonio Banderas, aunque apenas hubo representación institucional

"Es el máximo de la felicidad del coleccionista". Carmen Thyssen está exultante, ha cumplido un sueño al inaugurar esta noche en Málaga un museo con su nombre en el que cuelga su colección de pintura española del siglo XIX, que no tiene remilgos en calificar de "excelente". "Todos las obras tienen aquí vida propia y magia", ha dicho con una enorme sonrisa, la misma con la que ha recibido a sus invitados al acto de inauguración, en el que Antonio Banderas ha sido auténtico padrino.

El actor malagueño, que este año será pregonero de la Semana Santa de Málaga -pronunciará su pregón el sábado 9 de abril- comparte con la baronesa hermandad en la cofradía de Lágrimas y Favores, que hace estación de penitencia el Domingo de Ramos. Entre los portadores de trono de esta hermandad está Borja Thyssen, hijo de la baronesa, que ha sido el gran ausente en el acto inaugural del museo de su madre, pese a ser patrono de la Fundación Palacio Villalón que lo gestiona. "Es patrono y aquí tiene su sitio, ya vendrá cuando quiera, está por ahí viviendo su juventud", dijo Carmen Thyssen anteayer en la presentación de la pinacoteca.

La baronesa, que ha participado activamente en la preparación y colocación de las obras, ha cuidado el componente familiar. Ha recuperado del Museo Nacional de Arte de Cataluña, al que lo tenía cedido, una talla de un Cristo muerto del año 1230 que tuvo el barón Thyssen en su residencia de Pedralbes, y ha elegido como imagen para los folletos y las banderolas colocadas en la ciudad Julia, un retrato de Ramón Casas que dice que le recuerda a su madre.

A la inauguración han asistido también el torero malagueño Javier Conde y su esposa, la cantaora Estrella Morente, y Patricia Rato, entre otros invitados. La representación institucional, por el contrario, ha sido muy escasa. La ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, que ha asistido en Toledo a la reinauguración de la casa de El Greco y que mantiene profundas discrepancias con la baronesa sobre el futuro del museo Thyssen Bornemisza de Madrid, no ha enviado a ningún representante de su departamento, ni ha habido nadie en nombre del Gobierno central. Tampoco ha asistido el presidente autonómico, José Antonio Griñán, y la representación de la Junta se ha limitado al consejero de Cultura, Paulino Plata. Muchos malagueños acudieron a las puertas del Museo a saludar y a aplaudir a las caras conocidas que se dieron cita allí.

El Museo Carmen Thyssen de Málaga ocupa más de 7.000 metros cuadrados, de los que 5.800 son de espacio expositivo, en una esquina de la céntrica calle Compañía de Málaga que ha sido rebautizada como plaza Carmen Thyssen, como gesto de agradecimiento del Ayuntamiento a la cesión de las obras para la pinacoteca. El alcalde, Francisco de la Torre, no se ha cansado en los últimos días de agradecer la "generosidad" y el "compromiso" de la baronesa, quien a su vez ha resaltado que la "perseverancia incansable" del regidor la convenció para ceder a Málaga su colección de pintura española del XIX.

Para sede del museo se ha rehabilitado el palacio de Villalón, un edificio noble civil del siglo XVI que estaba prácticamente destrozado, al que se han incorporado otros cuatro inmuebles del casco histórico malagueño. El Consistorio ha gastado más de 17 millones de euros en la recuperación de este edificio, y durante los trabajos salieron a la luz restos de yacimientos romanos que más adelante podrán ser contemplados por el público.

El museo, que entre mañana, viernes, y el domingo será de acceso gratuito, exhibe 172 obras de las 230 que forman la colección. Estas ofrecen un panorama de las principales corrientes pictóricas del siglo XIX, paisajismo, costumbrismo, preciosismo, naturalismo... hasta la transición a la modernidad en los primeros años del XX, de autores como Sorolla, Julio Romero de Torres, Ramón Casas, Zuloaga, Regollos, Dehodenq, Fortuny, Moreno Carbonero, Carlos de Haes y Gómez Gil, entre otros. Las obras han sido donadas por 15 años, aunque la baronesa ya ha anunciado su intención de prolongarlo. El 11 de abril se inaugurará la primera exposición temporal, De Picasso a Tapies.