Montserrat Corulla dice que su participación en los negocios de Roca fue "puramente formal"

La supuesta testaferro asegura que "jamás ocultó" que el exasesor marbellí estuviera detrás de los proyectos hoteleros

La abogada Montserrat Corulla, uno de los personajes secundarios más conocidos del caso Malaya, ha protagonizado esta mañana la 32ª sesión del juicio sobre la trama de corrupción en Marbella. Corulla estaba al frente de los negocios hoteleros del supuesto cerebro de la trama, el exasesor urbanístico de Marbella Juan Antonio Roca, y figuraba como administradora de varias de sus sociedades. Sin embargo, a preguntas del fiscal anticorrupción, ha sostenido que su papel societario en las empresas hoteleras de Roca, en especial Condeor SL, era "puramente formal". "Ni gestioné contratos, ni intervine en la contabilidad, ni llevaba temas financieros, ni intermediaba en temas mercantiles. Lo que hacía eran los proyectos hoteleros, no tengo conocimientos financieros, ni ejercía como abogada en la redacción de los contratos. Llevaba la parcela que conozco, el sector hotelero".

Más información

Corulla, que entró a trabajar para Roca en 2001, ha señalado también que pese a figurar como administradora de las sociedades hoteleras, "en ningún momento" ocultó que el exasesor urbanístico marbellí era el verdadero dueño de los negocios. "Era notorio el trato directo de Roca con los socios de los proyectos, eso queda absolutamente documentado en la causa y en las conversaciones registradas por la policía", ha asegurado. Algunos de los participantes en los negocios hoteleros afirmaron que no conocieron nunca a Roca. "En ningún momento hubo ocultación de la identidad de Roca. Si estos señores negaron conocerlo quizá fue por miedo al procedimiento [en referencia a la Operación Malaya, iniciada en marzo de 2006].

Corulla, cuya declaración ha ido creciendo en intensidad con el paso de los minutos y la acumulación de las preguntas, ha negado que supiera que Roca trabajara en la sociedad municipal marbellí Planeamiento 2000. "Evidentemente sabía que trabajaba para el Ayuntamiento, pero no sabía en qué sociedad ni en qué puesto. A mí Roca se me presentó como un gran empresario inmobiliario". Respecto a los proyectos hoteleros, la supuesta testaferro negó que el palacio de Villagonzalo, de Madrid, se comprara con 13 millones de euros en efectivo, como sostiene la policía: "Eso es falso de toda falsedad. Nunca en ninguna de las compras que se han efectuado se ha empleado dinero en efectivo", ha asegurado Corulla.

El abogado de la Junta de Andalucía, administración que ejerce la acusación particular, le ha preguntado sobre la adquisición en 2003 de un yate valorado en 500.000 euros efectuada por la sociedad San Mateo Palace, administrada por Corulla. "Yo no decidía qué bienes se ponían a nombre de cada sociedad, no tenía capacidad de decisión, yo seguía con mi proyecto hotelero. Yo no dudo que los fondos que se usen sean absolutamente legales, los 500.000 euros provienen de un cheque previo", ha afirmado.

EFE

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50