Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los negociadores de Currin priorizan a Sortu y los presos

El grupo internacional no ha mantenido ningún contacto con ETA ni verificará su tregua

El Grupo Internacional de Contacto designado por el promotor de la Declaración de Bruselas, Brian Currin, defenderá la legalización de Sortu, la revisión de la ley antiterrorista y una adaptación de la política penitenciaria, con el traslado de presos etarras a cárceles más cercanas a Euskadi y la liberación de los más enfermos, como herramientas para facilitar el diálogo político que permita conseguir "un acuerdo de paz inclusivo".

Así lo ha desvelado esta mañana en Bilbao la embajadora irlandesa para la resolución de conflictos Nuala O'Loan, una de los cinco integrantes del grupo de expertos, quien ha reconocido que su cometido no será el de verificar la tregua de ETA, ya que no han mantenido ningún contacto con la banda. "Tampoco somos mediadores. Nosotros estamos aquí, tras la invitación de varias grupos, para contribuir, en lo que podamos, a la normalización política del País Vasco", ha concretado.

El grupo de negociadores no cuenta con el aval de los Gobiernos central y vasco, que dudan de la neutralidad de los expertos y los sitúan al servicio de la izquierda abertzale.

La portavoz del Ejecutivo autónomo, Idoia Mendia, ha recordado hoy que su Gabinete no va a mantener ningún contacto con los expertos en la resolución de conflictos, porque "no aportan ningún valor añadido a los que las instituciones y los partidos vascos saben".