Mas defiende la candidatura olímpica de Barcelona esquiando en la Cerdaña

El presidente de la Generalitat afirma que Cataluña tiene capacidad para organizar los Juegos con éxito

Artur Mas, presidente de la Generalitat, ha mostrado su apoyo a la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Barcelona 2022 esquiando por las estaciones de La Molina y La Masella, situadas en la Cerdaña, en el Pirineo catalán. "Cataluña está absolutamente capacitada para organizar unos buenos Olímpicos de Invierno que serían muy importantes para Cataluña y obviamente para el Pirineo", afirma el presidente catalán durante una entrevista realizada en Tossa d'Alp, a 2.537 metros de altura en el programa Temps de neu, de TV-3. Durante el programa, Mas aparece esquiando también junto a Lluís Recoder, consejero de Territorio y Sostenibilidad, otro amante del esquí.

Curiosamente, la candidatura de Barcelona 2022 nació de una idea de Jordi Hereu, alcalde de Barcelona, y teórico rival -debe superar a la diputada Montserrat Tura en unas primarias- del convergente Xavier Trias en las próximas elecciones municipales del 22 de mayo. El proyecto olímpico no ha despertado precisamente entusiasmo entre el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). Y, en Aragón, ha causado un profundo malestar al haber tramitado ya Jaca su candidatura e interpretarse como un gesto de deslealtad institucional. Trias nunca ha considerado siempre positiva la iniciativa olímpica pero sí ha criticado severamente la falta de consenso con que Hereu planteó la candidatura incluídos los mismos municipios del Pirineo.

Mas, que practica el esquí desde hace 40 años -tiene 55- ha puesto como ejemplo de que Cataluña puede tener éxito en la organización de unos Juegos de Invierno los recientes Mundial de snowboard. Y ha añadido que pese a que Cataluña no atraviesa un buen momento económico pude hacer las cosas bien junto a un Gobierno "ágil, amigo de la actividad económica y poco

burocrático".

TVC

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS