Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

400.000 afectados en Cataluña por los retrasos en todas las líneas de cercanías

Renfe, que ha suprimido más de 40 trenes, no garantiza poder dar tampoco mañana el servicio habitual. -El nuevo horario enfrenta a empresa y maquinistas

Las líneas de Rodalies de Renfe continúan de 30 minutos de media (según Renfe) a causa de un conflicto entre la empresa y unos 40 maquinistas por los horarios de trabajo. En total, unos 400.000 pasajeros pueden verse afectados hoy en toda en Cataluña por los retrasos. Según la compañía, tampoco puede, por el momento, asegurar el servicio mañana. Desde el inicio de la jornada de hoy y hasta media tarde, unos 40 trenes han tenido que ser anulados. El resto han sufrido retrasos en su práctica totalidad.

La Generalitat ha anunciado que abrirá un expediente informativo a la empresa para saber qué ha pasado y ha dicho que devolverá a los pasajeros el importe de los billetes con retrasos superiores a cinco minutos. El secretario general de Transportes de la Generalitat, Ricard Font, ha asegurado que la situación actual no se puede permitir, y ha calificado el problema de huelga encubierta. Además, ha sostenido que el problema es de Renfe con sus trabajadores y que la Generalitat está intentando garantizar el servicio, lo que es su competencia. Por su parte, el director de Cercanías, ha recordado que ayer ya se suprimieron 44 trenes y el retraso medio llegó a los 60 minutos.

Los sindicatos y la empresa se han reunido esta tarde, con mediación de la Generalitat, para tratar de llegar a un acuerdo. Renfe, sin embargo, ya ha advertido de que no piensa ceder a las peticiones de los trabajadores, que dice son solo 40 maquinistas insatisfechos entre los 5.000 que trabajan en las redes de cercanías de toda España. El director general de viajeros de Renfe, Enrique Urkijo, ha calificado de "sinvergüencería" la huelga de celo. Ha dicho que lo único que quieren los trabajadores que causan problemas "es trabajar menos y cobrar más". Mañana a las nueve de la mañana la compañía informará en la estación de Sants de la marcha de las negociaciones y las posibles retrasos calculados para el día.