Blogs / El Viajero
El blog de viajes
Por Paco Nadal

Sudán: barra libre de pirámides

Una de las cosas que más me impresionó cuando recorrí Sudán, el país africano que esta semana decide en referéndum si se parte en dos o no, fue que en mitad del desierto, solitarias, abandonadas, sin más compañía que la ardiente arena, te podías encontrar un campo de pirámides como éstas. O criptas enterradas llenas de sarcófagos y paredes decoradas con frescos de colores de más de 4.000 años de antigüedad. O esfinges. O estatuas. Barra libre de historia para quien lograra llegar hasta aquí. Si lo comparas con el turístico Egipto, donde para ver una esfinge o una tumba tiene que hacer tres horas de cola y pelearte con miles de turistas enrojecidos por el sol para salir tu solo en la foto, esto era el sueño de todo aficionado a la arqueología. El regreso al pasado.La Gran Curva del Nilo del desierto de Nubia y las seis cataratas que alteran su curso vieron crecer al reino de Kush, que fue contemporáneo del Egipto faraónico. Incluso hacia el 747 a. C, aprovechando la ausencia de poder causada en el Delta del Nilo, los kushitas sudaneses conquiston el bajo Egipto, fundando la XXV Dinastía. Un periodo que duró apenas noventa años y al que los historiadores conocen como el de los faraones negros.De aquella época dorada son los principales yacimientos arqueológicos de Nubia, como la ciudad de Meroe o los templos y necrópolis del Djebel Barkal, cerca de Karima, a la que pertenece la foto de arriba.

También me sobrecogió el contacto con los sudaneses negros del sur que vivían refugiados en el norte, huyendo de la guerra y las matanzas que se producían en su región. En ese sur que ahora, 20 años después, acaricia la independencia. Eran mayoritariamente dinkas y vivían como refugiados y parias en su propio país, tolerados por la mayoría árabe del norte como mano de obra barata, pero siempre sospechosos para la policía y marginados a los barrios más pobres. Me acogieron como uno más y con ellos viví mis mejores experiencias en Sudán.Muchos llevaban en la cara las marcas de escarificación que les identificaban como miembros de una tribu concreta. Un DNI bastante doloroso.

Comentarios

Espero que no se les ocurra hacerte miembro de su comunidad, Paco... Ouch!
Que interesantes las últimas entradas, y las fotos magníficas. Es estupendo haver encontrado tu blog. Gracias
Valió la pena escribir la absurda frase de verificaión (ratectry imbrown) pra agradecer esta entrada.Gracias.
Hey Paco! Realmente te superas amigo: excelente la información que nos donas sobre Sudán y las perspectivas de tú, ahora, mítico viaje a principios de los '90. No tenía la menor idea sobre éstas pirámides y sobre aquellos reinos, así que una vez más, has despertado mi curiosidad para que investigue más sobre el tema ... Sabes? todo ésto que sucede en Sudán, el terrible retrato con lo que acompañas tus palabras, me recuerdan una vez más, que en demasiados 'países' del mundo, las fronteras políticas y económicas son ficticias, invento de la descolonización europea, ya que en la mayoría de ellos prima el sentido tribal o de comunidades ancestrales, y lo que han hecho con ellos ha sido solamente reunificarlos bajo una bandera y un régimen que no les pertenece (bueno ... por si acaso, en Europa pasa lo mismo, no?). Así que toda ésta aventura geopolítica, esperemos que no joda demasiado a las gentes locales, que tratan de subsistir como pueden, más allá de sus fronteras ...
Se nota que ese viaje te marcó bastante, no me extraña, tuvo que ser algo mágico.Sigue contando campeón.
Uff, Paco, mil gracias por traernos la información y esas fotazas. Sudán es uno de esos lugares en el mundo que me atraen desde hace mil años, que casi siento como parte de mí aunque nunca he estado, de los que leo todo lo que cae en mis manos y sobre los que trabajo. A ver qué pasa con el referendum y cómo se van asentando las cosas tras éste...
Estas fotos en blanco y marrón me recuerdan a documentos sacados del baúl de algún explorador del pasado. Como aquellas que nos enseñaste del Congo (que todavía eran mucho mejores).
Buenos días y feliz año 2011 Paco,Me ha impresionado mucho la última foto, casi te diria que me ha hecho incluso daño... Prefiero mi DNI!!!!!Increibles fotos, magnífico viaje y preciosa historia.Un saludo
A los dos meses del 11S, cuando el "mundo árabe" dejó drasticamente de recibir turismo, cogí la mochila y me largué a Egipto. Esos meses fueron el inicio de la ruina de agencias, hoteles, compañías de buses, taxis...etc. Tuve la inmensa suerte de tener un guía que era historiador y doctorado en Egiptología, pero tenía que subsistir como guía. Y con muy poco trabajo. Pasée casi sola entre las multitalladas columnas de los templos de Luxor. Casi podía sentir la respiración de Agatha Christie. Llegué a Abu Simbel protegida por la policía, como siempre, pero en lugar de ir en un convoy de 300 vehiculos, éramos poco más de veinte. Mi fortuna como turista partía de la ruina turística del país. Paradojas tristes. Me adentré en el desierto blanco y en el negro. Dormí con pastores bereber y me acogieron en poblados nubios. Los nubios me parecieron los hombres y mujeres más elegantes y guapos que había visto en mi vida. Es uno de los recuerdos que más nítidos conservo. Un marinero nubio a bordo de su falúa, su túnica añil recortándose sobre la vela que ondeaba luminosa en todo su blancor, en contraste con un Nilo cuyas aguas distaban mucho de ese azul literario.
Hola, Paco! Feliz Ano Nuevo! Asi, convencional, como suena... Es que estoy ya cansada de escribir frases "creativo-originales" para desear lo mismo. Jajaja! Pero tu me perdonas!Mira, esta entrada tuya de Sudan casi me ha dado ganas de lanzarme a la aventura en Sudan. De Nubia solo conozco el magnifico museo que crearon en ASSUAN.Por donde andas? Todavia por territorio de los "gitanos del mar"?La proxima vez que vaya por alli seguire tu recorrido, menos el submarino, claro. Jajaja!Besos

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS