Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Olimpo, según Karl Lagerfeld

Pirelli presenta su calendario, fotografiado este año por el diseñador alemán y donde por primera vez aparecen modelos masculinos

A Karl Lagerfeld no le gusta hablar del pasado. Los que leconocen cuentan que al último gran emperador de la moda le obsesionan los cambios y la violenta naturaleza que esconden. Un modus operandi basado en destrozar para reconstruir desde cero sin un rastro de nostalgia por lo quedejó de ser. Sin compasión. Pero esta vez algo ha hecho retroceder varios milenios al librero-fotógrafo-editor-diseñador para citarse con el imaginario religioso greco-romano, nada menos que en las páginas de un almanaque. Mythology, su última creación con la cámara, constituye la modernización y reinterpretación de las grandes disputas, pasiones, guerras e infidelidades que se suceden en el reino de los dioses. Todo ello importado en blanco y negro a las páginas del Calendario Pirelli 2011. "La modernidad de la mitología reside en el amor por la juventud, en el culto al cuerpo, en la aceptación del deseo sin castigo divino. Hay una ética de la belleza que hoy se ha perdido". Esa parece la cuestión.

En las aceras de la avenida Tverskaya, 17 grados bajo cero congelaban la sonrisa a los moscovitas-culés (más de los que uno podríaimaginar) que vieron en los bares la noche anterior, como si se tratara de un derbi ruso, la carnicería que organizó el Barça en el Camp Nou. Y ahí mismo, en el interior del hotel Ritz, comenzaba por la mañana la gran cita que Pirelli organiza en Moscú. Un evento social que se repite cada año y que configura un exótico mapa de invitados -unos 800- entre los que hay modelos, periodistas de mediana edad acostumbradas a viajar por el mundo en primera clase, diseñadores, oligarcas y muchos propietarios de talleres. "Neumatiqueros", se dicen ellos. Aunque a estos últimos (que tienen una conversación muy interesante) les llamen "clientes VIP".

Este almanaque, a salvo de la libidinosa mirada de mecánicos pese a la lubricada combinación que forman la marca que lo edita y su recurrente paisaje de cuerpos desnudos, es ya una pieza de coleccionismo confeccionada por fotógrafos como Richard Avedon, Bruce Weber, Annie Leibovitz, Mario Testino o Terry Richardson. Y este año -su 38ª edición-, por expreso deseo de su último creador, es el primero en el que también cuerpos de hombres adornan el paso de los meses. Entre todos ellos sobresale la figura de Baptiste Giabiconi (Apolo), muso inspirador que lanzó al estrellato el modisto teutón y que le acompaña allá donde le llame el deber. Además de otros tres maniquíes profesionales, el quinto varón es Sébastien Jondeau, un asistente personal-guardaespaldas del diseñador en cuya biografía reza que "es ex boxeador profesional, trabaja como modelo en su tiempo libre y le gusta el motocross". Él se encarga de dar vida a Marte, el dios de la guerra, claro.

Entre las modelos que pueblan el reino divino de Lagerfeld están Bianca Balti, Freja Beha Erichsen, Elisa Sednaoui o la brasileña Isabeli Fontana. Como madre de todos ellos se erige en reina del Olimpo Hera, la mujer de Zeus: interpretada por la actriz Julianne Moore sin lucir, ella no, ni un solo atributo al descubierto. La pelirroja no acudió a la presentación matinal, pero el politeísta Lagerfeld, mirando a la primera fila donde reposaban el resto de frágiles modelos, lanzó su improvisado eslogan para la refundación del Olimpo: "Aunque nadie crea ya en estos dioses, ellas son las diosas de hoy en día". Las recién ascendidas, encantadas.

Y a todo esto, al creador, ¿qué papel le hubiera gustado encarnar?, le preguntó el escritor francés Fréderic Beigbeder acaso ignorando la obviedad de la respuesta. "Excepto Zeus, la verdad es que no me veo en ningún otro". La sentencia la acompañó de tres veloces carcajadas y la aprobación unánime de un público que le adora y que le recibe con aplausos, incluso si a lo que se dedican es a vender neumáticos.