Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero aprovecha el pleno sobre el paro para anunciar un paquete de reformas para reactivar la economía

El presidente del Gobierno advierte de que la reducción del paro en los últimos meses es reversible

Zapatero conversa con Salgado, durante el debate monográfico en el Congreso sobre el paro.
Zapatero conversa con Salgado, durante el debate monográfico en el Congreso sobre el paro. EFE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha aprovechado el debate monográfico sobre el paro celebrado esta mañana en el Congreso para anunciar un paquete de reformas y un calendario fijo para lo que le queda de este segundo mandato. Sobre el elemento central de la comparecencia, el desempleo, la leve mejora registrada en el tercer trimestre del año ha proporcionado cierto alivio al presidente en la tribuna del Congreso, aunque ha tenido que reconocer que queda mucho por hacer. "La mejora es aún tan leve que no asegura un cambio irreversible de tendencia", ha admitido el jefe del Ejecutivo, que ha confesado su preocupación por el "inasumible" número de parados (casi 4,6 millones).

Consciente del acecho que imponen los mercados, Zapatero ha adelantado que el Consejo de Ministros aprobará mañana un plan que engloba todas las tareas pendientes del Ejecutivo -e incluye alguna nueva, como la de política industrial- y que incorporará un calendario de "compromisos concretos" para los 15 meses que restan de legislatura. El objetivo: reactivar la economía y reducir el desempleo.

Según ha añadido, la semana que viene se pondrá en marcha una comisión interministerial presidida por el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba. Este órgano será el encargado de promover el desarrollo de la nueva agenda social que ha anunciado hoy Zapatero así como de asegurar la coordinación de esfuerzos por parte de todos los departamentos y las administraciones.

Dentro del conjunto de actuaciones previstas y en lo que respecta al caso concreto del paro, que ha definido como "el peor rastro que deja la crisis", el líder socialista ha hablado de poner en marcha de forma completa la reforma laboral , ha recordado el rediseño pendiente de las políticas activas del empleo y ha mencionado la voluntad de poner en marcha de la colaboración público-privada para atajar el auge del desempleo. Además, ha advertido de que a pesar de la mejora registrada en los últimos meses en la tasa de paro, esta puede volver a subir en lo que queda de año. "No es una tendencia irreversible", ha declarado.

Reforma de las pensiones con o sin acuerdo

No obstante, las palabras más contundentes las ha empleado Zapatero para referirse a la reforma de las pensiones. "Este es un compromiso que no tiene marcha atrás", ha enfatizado. Tras el retraso que ya se ha producido en este proyecto, Zapatero se ha comprometido a que llegará al Parlamento en el primer trimestre de 2011. "El Gobierno desearía sentirse acompañado por la mayoría de los grupos de la Cámara", pero la abordará igualmente en caso de que no sea así, ha avisado. De forma parecida se ha expresado Zapatero sobre la reforma de los convenios colectivos, una advertencia que, de cumplirse, volverá a encender los ánimos sindicales.

La contundencia en estas medidas y la concreción de los plazos se salieron del guión previsto para hoy, la reforma de las políticas activas de empleo. Aun así, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha reprochado al presidente que no tuviera "nada nuevo que decir" y le ha pedido su marcha del Ejecutivo y la convocatoria de elecciones. Rajoy ha empleado un discurso repleto de frases pronunciadas por Zapatero y más tarde desmentidas por la realidad -como la convicción de que no se llegaría a los cuatro millones de parados- y ha sido interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de sus diputados.

En cuanto al déficit, el líder socialista ha reiterado que recuperar la solvencia de las finanzas del Estado "no admite más alternativa" y ha adelantado que convocará a las comunidades antes de diciembre para abordar la propuesta del Gobierno de que las autonomías publiquen sus datos de ejecución presupuestaria mensualmente, tal y como hace la Administración central. "Es necesario insistir en el compromiso" de todos con el recorte del déficit, ha argumentado antes de asegurar que es "imprescindible" que las administraciones autonómicas y locales reduzcan también su gasto público.

Sin salir de los planes de ahorro, Zapatero ha concretado que el Ejecutivo cerrará 14 empresas públicas antes de que acabe el año y fusionará otras 24, con lo que de las actuales 106 quedarán 77. Gracias a este recorte, también se eliminará 450 puestos en los consejos de administración y 80 cargos directivos.