Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La costa gallega, en alerta roja

Dos heridos leves en Santander por el temporal de viento y lluvia que azota el norte de la Península.- La alerta se mantendrá mañana en el litoral, por la amenaza de olas de entre ocho y diez metros.

La costa de A Coruña y Lugo está en alerta roja por el temporal de lluvia y viento que sacude el norte de la Península. La tormenta, que puede dejar hasta 40 litros por metro cuadrado y rachas de viento de hasta de 110 kilómetros por hora, amenaza especialmente el litoral de la cornisa cantábrica, en alerta naranja, donde las previsiones auguran una fuerte marejada y olas de entre ocho y 10 metros de altura. Al menos dos personas han resultado heridas leves en Santander a causa del viento, mientras que en el País Vasco y Asturias se están tomando precauciones en las localidades costeras para impedir que los vecinos accedan a los paseos marítimos.

En San Sebastián se ha cerrado el acceso al Paseo Nuevo, en previsión del fuerte oleaje que se espera mañana, con olas que pueden superar los ocho metros. El Gobierno vasco ha activado para el martes la alerta roja. En Asturias, donde se toman el mismo tipo de acciones de prevención, la flota permanece amarrada debido al mal tiempo. En Cantabria, dos peatones han resultado heridos a causa del mal tiempo. El primer incidente se ha registrado por la mañana, cuando el viento ha arrastrado un contenedor que ha golpeado a un viandante. El segundo herido, también leve, ha sido víctima de la caída de un andamio.

En Galicia, la Dirección General de Emergencias de la Xunta ha tomado medidas como acordonar jardines para evitar accidentes, en recuerdo de la situación generada con Klaus, la ciclogénesis explosiva que hace casi dos años azotó Galicia.

El origen del temporal está en el sur de Irlanda, mucho más lejos que las Azores, origen de Klaus en 2009. Ha llegado a Galicia en forma de temporal, similar a los que acostumbran a producirse en estos meses. Desde Meteogalicia explican que ayer fue una ciclogénesis explosiva, que se formó entre Islandia e Irlanda, y hoy llega a la costa gallega como una borrasca muy profunda, a diferencia de Klaus y Xynthia, febrero de 2010, que se intensificaron al tocar la Península. Ese el momento más peligroso, ya que se forma un vacío en el centro de la borrasca y aumenta la fuerza del viento.

Donde hay más peligro es en alta mar, motivo de la alerta roja. Es preciso extremar la precaución en la costa. El viento, que podría llegar a fuerza 9, y la mar gruesa y de fondo se combinan y las olas podrían llegar hasta los nueve metros. La alerta extenderá hasta el final de la jornada de mañana. En tierra, el tiempo será muy desapacible.

El resto de la costa española está en alerta amarilla; salvo el oeste de Mallorca, el resto de las islas Baleares, el estrecho de Gibraltar y el litoral de Granada y Almería, que están en naranja. Para mañana la previsión es similar salvo en la costa de Cataluña y la Comunidad Valenciana, donde desaparecerá la alerta.

Suspendida la conexión Almería-Melilla

La concesionaria de las líneas marítimas que unen Melilla y Almería ha informado de que se ha suspendido la conexión por mar con la ciudad autónoma debido al temporal. El barco de pasajeros que debía salir esta mañana desde Melilla se ha visto obligado a permanecer en tierra, mientras que en Almería, la mar gruesa ha obligado a suspender la salida del ferry, prevista para las 16.30 horas. También se ha paralizado la salida de los buques con destino al puerto de Nador (Marruecos), que debían partir a las 22.00 horas y las 10.00 de mañana martes, según Europa Press.