Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Cualquiera se hace famoso con una anchoa y un taxi"

Rifirrafe entre el consejero de Transportes de Madrid, José Ignacio Echeverría, y la mujer de Revilla

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, bajó poco después de las diez de la mañana de la tribuna de autoridades del desfile de la Fiesta Nacional. Un hombre gritó por detrás: "¡Revilla, Revilla!". Según Aurora Díaz, la esposa del presidente, éste es el diálogo que tuvo lugar justo después de que se ausentara su marido de la tribuna entre ella y el consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, José Ignacio Echeverría, que estaba sentado en la fila posterior y al que ella no conocía hasta hoy:

José Ignacio Echeverría: Hay que ver lo que es el mundo, que cualquiera se hace famoso con una anchoa y un taxi.

Aurora Díaz: (que se gira): Oiga, no ha sido por eso, sino por ser honrado y buen gestor.

J. I. E.: Oiga, señora, no se pique usted.

A. D.: No me pico, él ha ido en taxi toda la vida, pero si se es presidente se nota más.

La conversación con el consejero, según la mujer de Revilla, terminó ahí. Fuentes del entorno de Echeverría han declarado que éste "no va a realizar declaraciones" sobre este asunto, aunque reconocieron que la conversación se había producido.

"Cuando volvió Miguel Ángel, ya no estaba ahí, se había movido a la derecha y no le hice más caso", señala Aurora Díaz, que justo después se lo comentó a su marido y vivió un segundo episodio con la presidenta Aguirre. Comenzaron los abucheos a Zapatero y ella le hizo un comentario al presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla. "Ya están los demócratas de siempre", le dijo. Pero quien le respondió fue la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, situada a la derecha de Montilla: "Tranquila, que a ti no te van a hacer nada, están a 500 metros y con valla. Que no le pitan a tu marido; libertad de expresión", asegura Díaz que le comentó Aguirre.

Después, le contó a su marido que tenía "un forofo" y le reprodujo el diálogo con el consejero madrileño. Miguel Ángel Revilla dudaba esta tarde entre enviarle una carta para pedirle explicaciones o su biografía. "Yo nunca haría un juicio peyorativo como ése en público, es de muy mal gusto", ha asegurado el presidente cántabro en conversación telefónica antes de coger el avión de regreso a Santander. "Este hombre no sabe nada de mi, no sabe que me levanto todos los días a las siete y me acuesto a las once y que he puesto Cantabria en el mapa, ¡qué falta de respeto!".