Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Jimi Heselden, dueño de Segway, muere en accidente en uno de sus vehículos

Se despeñó y cayó a un río al norte de Inglaterra cuando conducía uno de sus últimos modelos

Mala publicidad para Segway. Esa es la impresión que se recoge de un rápido vistazo a las reacciones que se están produciendo en la Red a la muerte de Jimi Heselden, el propietario de la empresa que fabrica estos modernos y vistosos vehículos de dos ruedas. Y es que Heselden, de 62 años, perdió la vida el pasado domingo, junto a un río cerca de su casa en el norte de Inglaterra, al sufrir un accidente mientras conducía uno de sus últimos modelos, destinado a su uso en zonas de campo.

Hesleden, una de las personas más ricas de Reino Unido gracias a su empresa de defensas bélicas Hesco Bastion, compró Segway en enero de este año. Según las primeras pesquisas de los investigadores policiales, resbaló por una colina cercana a Boston Spa, a unos ocho kilómetros de la fábrica de Hesco Bastion en Leeds (Yorkshire), y cayó al río Wharfe, donde un paseante encontró su cuerpo poco antes del mediodía del domingo. El vehículo estaba pocos metros más arriba, según recoge el diario británico The Guardian. Heselden residía muy cerca, en el pueblo de Thorp Arch. Nada en el suceso hace presuponer que haya sido intencionado, según la policía.

En los últimos años, Jimi Heselden acumuló una fortuna de 166 millones de libras (unos 195 millones de euros) con la venta de unos sacos terreros especiales cuyo diseño sacó de un sistema medieval de defensa, que consistía en llenar bolsas con piedras aprisionadas para construir muros provisionales. Heselden actualizó esta idea, y patentó los bastions -la versión medieval se llamaba gabion- con un sistema de bolsas de alambre rellenas de tierra y agua, que acabaron sustituyendo en campaña a los habituales sacos terreros.

Los bastions sirvieron para guarnecer a las tropas de la alianza occidental, sobre todo, en Afganistán, de ataques con fuego de mortero o misiles. Nacido en Halton Moor, en la zona este de Leeds, se crió en una familia modesta y pronto empezó a trabajar en las minas de la región, con apenas 15 años. Allí estuvo, hasta que las huelgas mineras de los años 1984 y 1985 acabaron con el cierre de las extracciones. Heselden no se arredró, y decidió aplicar sus conocimientos sobre la extracción de mineral y los movimientos de tierras a una nueva empresa. Así nació Hesco Bastion.

Sin olvidar sus orígenes, y alejado de los focos y la publicidad, Heselden no dudaba en compartir sus triunfos, como recuerda The Guardian. Cuando consiguió un contrato para proveer a las fuerzas de las Naciones Unidas en Kosovo, invitó a vacaciones en Benidorm a 21 colaboradores de su empresa. En contratos para el Pentágono, la compañía consiguió desde 1998 un total de 53 millones de libras (más de 62 millones de euros).

Este año, Heselden alcanzó el puesto número 395 entre las 40 personas más ricas de Reino Unido, según la lista elaborada por el Sunday Times. También en esto le gustaba compartir. Los diarios británicos y las agencias subrayan cómo participaba en donaciones a diferentes entidades caritativas de la zona de Leeds, hasta sumar 20 millones de libras (23,4 millones de euros). Le gustaba especialmente la solidaridad con organizaciones ligadas a militares, como Help for Heroes (Ayuda para los Héroes), y también a la Fundación para la Comunidad de Leeds.

Su muerte quita puntos al Segway. La historia de este simpático vehículo ya comenzó con mal pie, o malas ruedas, en 2003. Aquel año, George Bush hijo también quiso probar uno durante sus vacaciones en Maine. Desgraciadamente, se cayó, y allí estaban los fotógrafos para retratarlo. Sin embargo, su vicepresidente Dick Cheney montó poco después en el invento, y le gustó tanto que lo recomendó para las fuerzas especiales de Estados Unidos.