Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

60 guardias civiles desafían a Interior con una concentración ante el ministerio

Los manifestantes, pertenecientes a las asociaciones AUGC y la Unión de Oficiales, reclaman "una ley de personal y una jornada laboral justa".- El ministerio les advirtió de posibles sanciones si se manifestaban

Unos 60 guardias civiles han desafiado hoy la advertencia de sanciones del Ministerio del Interior y se han plantado vestidos de paisano ante la sede del departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba, en el número 5 del Paseo de la Castellana de Madrid, con la intención de concentrarse. La policía les ha impedido quedarse allí, por lo que los concentrados, todos dirigentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y de la Unión de Oficiales (UO), se han trasladado a la acera de enfrente, el número 2 del paseo, donde han leído un comunicado en el que reclamaban, "una ley de personal y una jornada laboral justa".

"Un guardia civil no tiene jornada laboral a día de hoy, no tiene regulados sus turnos de servicio, por lo que no puede conciliar su vida laboral y familiar", ha protestado Alberto Molla, secretario general de la AUGC. "Para colmo, trabajamos 22 horas más que un miembro del Cuerpo Nacional de Policía pero sin compensación por ese servicio", ha continuado Molla.

Además de reclamar la equiparación de las condiciones laborales y profesionales del instituto armado con las de la Policía, la AUGC y la UO han exigido la unificación de escalas de oficiales de la Guardia Civil. "Hay guardias civiles de primera, los que proceden de la Academia Militar General de Zaragoza, y guardias civiles de segunda, los que procedemos de la promoción interna", ha señalado Molla, que ha emplazado al director de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, a marcharse "si no es capaz de resolver el conflicto.

"Amenaza" de sanciones

La concentración de hoy había estado precedida de una fuerte tensión. Ayer Francisco Javier Velázquez envió una circular a todas las unidades del instituto armado para recordar que los guardias civiles no pueden acudir a actos sindicales, según comunicó la AUGC.

En concreto, el comunicado de Interior mencionaba la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid del 13 de abril de 2010, que ratificó la sanción impuesta a seis guardias civiles que participaron en una manifestación conjunta con la Policía en octubre de 2008. "Cuando una manifestación tiene por finalidad reivindicar derechos de naturaleza sindical cuya titularidad se atribuye, entre otros, a los propios guardias civiles, es inconcebible que la asistencia de guardia civil a ese acto no lo fuera en su condición de tal", rezaba la sentencia a la que ayer aludió Velázquez. La circular fue interpretada como una "amenaza" hacia los agentes que han acudido hoy a la concentración en Madrid.

Pese a ello, la concentración se ha mantenido porque, como afirmaban los líderes de la AUGC, ellos, aunque guardias, "son ciudadanos maduros" que "no se amedrentan" antes las advertencias de Rubalcaba. Dos de los participantes han ido más allá y, pese a que la ley prohíbe taxativamente a guardias, policías y militares manifestarse con armas o uniforme, han acudido a la protesta disfrazados de agentes del instituto armado. Durante la protesta y para que no le quedara duda a los ciudadanos que han pasado por allí han portado pancartas en las que se leía "soy un guardia civil".